24 diciembre, 2017

¿Cómo murió el periodismo?


La semana pasada entrevistaban a Arturo Pérez-Reverte en laSexta noche. Reverte, en esa entrevista, dijo: "las redes sociales han matado al periodismo". Lo que cuenta Reverte es una opinión –como todo lo que escuchamos-, se trata de su perspectiva, en este caso, acerca de las redes sociales y es una verdad -pero no absoluta-. Yo no me identifico con la postura de Reverte pero menos aún, con la de María Dolores de Cospedal. Al final del vídeo, aparece la intervención de Cospedal:
“Tengo la intención de proponer a la Comisión de defensa del Congreso de los Diputados la creación de un grupo de trabajo que reúna a diputados y a editores de los principales medios de comunicación para que juntos estudiemos a fondo la amenaza de la desinformación contra nuestra democracia”.
No lo puedo evitar. Cada vez que escucho las palabras de Cospedal un escalofrío recorre mi cuerpo.
El mismo Pérez-Reverte no está de acuerdo con la postura de Cospedal. Yo, en cambio, creo que no es Cospedal la que habla. Es decir, creo que Cospedal bien podría ser la portavoz de los desvalidos propietarios de los medios de comunicación. Reverte, al hilo de las palabras de Cospedal, dice: 
“Creo que están mezclando churras con merinas creo que eso es irse a un territorio muy complicado, muy complejo, no creo que sea tan grave ni que haya esa amenaza…Internet es lo que es: o lo usas o no lo usas…no se puede limitar (Internet), eso es imposible, me parece un error ese planteamiento”.
No puedo evitar plantearme lo siguiente:
¿Quién ha matado al periodismo?
¿Por qué ese interés en hacernos ver que accediendo a una fuente primaria sin tratamiento es sinónimo de desinformación?
Tampoco puedo evitar recordar la película Juan Nadie, sí aquella película que cuenta cómo un magnate compra un periódico y despide a casi todo el personal…magnate que acaba contando hasta con su propia policía privada y financiando a su propio partido político: en fin, cosas que, gracias a Dios, sólo ocurren en la ficción.

No hay comentarios: