08 agosto, 2017

Carta desde la Mitad del Mundo.


La verdad no soy un experto en el tema. Conozco lo que pasó y continúa pasando en Bolivia donde están las minas de litio más grandes del mundo. Entiendo que por ser a cielo abierto causan mucha contaminación visual, ruido, además de lo típico que siempre dicen que controlarán y nunca lo logran que es el polvo y el material particulado (muy peligroso para la salud respiratoria).

Por otro lado entiendo que el principal recurso afectado es el agua, ya que se usa mucha cantidad para la extracción y luego se la deja evaporar hasta que se concentre el mineral. En Cáceres usarán seguramente agua subterránea y además de agotar los acuíferos, se potencia la posibilidad de contaminarlos con sales superficiales y variedad de químicos que usan en la producción, digamos para refinar el litio una vez se evapora el agua.
Todas las minas de litio que conozco están muy alejadas de ciudades, tal vez existan poblados pequeños cerca pero nunca he escuchado que haya una tan cerca de una ciudad grande como Cáceres. Hay que tener mucho cuidado si finalmente lo terminan haciendo porque el litio en bajas concentraciones puede ser mortal.
Desde el punto de vista ambiental estas actividades extractivas se justifican cuando están alejadas de zonas pobladas porque el riesgo de afectar disminuye y la generación de empleo es positiva. Si a eso le añades una población cercana, más aún una ciudad grande con necesidades importantes de agua, el riesgo sube muchísimo y no creo que de manera alguna se justifique.
Ustedes deberían pedir que se haga un análisis costo benéfico basado en riesgo.

No hay comentarios: