30 octubre, 2016

Educar desde el sentido común.


¿Qué es Educar desde el Sentido Común?

Una actividad organizada por la AMPA del C.E.I.P. Ntra. Sra. de la Motaña (Cáceres). Además, en la actividad colaboran:
- la AMPA del C.E.I.P. Pŕacticas (Cáceres).
- El Colectivo de desarrollo comunitario, Nudo Colector.
- El Instituto de Lenguas Modernas (ILM), de Cáceres.

¿Para qué Educar desde el Sentido Común?

Con esta actividad, pretendemos llevar a cabo un encuentro en el que las familias -y el público en general- podamos reflexionar acerca de la Educación. En esta ocasión, tendremos el placer de contar con un destacado referente en Educación: el Maestro de escuela, Enrique Martínez Reguera* -que estimulará la reflexión y el debate-. Queremos invitar a las familias -y al público en general- a participar en la vida de los centros educativos -y de la comunidad-.

¿Por qué Educar desde el Sentido Común?

Con esta actividad, necesitamos dar continuidad a nuestras intenciones:

sencillamente didácticas, aportando elementos enriquecedores al debate existente acerca de la Educación (entendida ésta como una herramienta para generar cambios).
Acercar la investigación y el ensayo a los espacios en los que convivimos.
- Empoderarnos para defender con fuerza, nuestros argumentos y nuestras acciones.
- Invitar a la reflexión y al diágolo con el fin de conectar las experiencias educativas que suceden dentro de los colegios y de cada familia, con las que ocurren en el resto de contextos de la comunidad.

A través de este encuentro -y no menos importante- vamos a rendir un sincero y justo homenaje a la monumental trayectoria vital de nuestro amigo y referente, Enrique Martínez Reguera.


                                                ¿Cuándo Educar desde el Sentido Común?

- Viernes, 11 de noviembre de 2016.
- Hora: 18 horas.
- Lugar: salón de actos del Instituto de Lenguas Modernas de Cáceres (avenida Virgen de la Montaña, 14).

Con el fin de facilitar la participación de las familias, dispondremos de concilioteca.

DOSSIER
Enrique Martínez Reguera.
La información que sigue, ha sido extraída de la Wikipedia(https://es.wikipedia.org/wiki/Enrique_Mart%C3%ADnez_Reguera)

Enrique Martínez Reguera (La Coruña, 1935) es un filósofo, psicólogo, pedagogo y escritor español. Habiendo ejercido durante más de cuarenta años como educador de jóvenes en casas de tutela, ha escrito varios libros sobre esa misma educación. Ha luchado en pro de la dignidad de niños y jóvenes, y fruto de esta labor educativa ha colaborado en la fundación de las madrileñas Coordinadora de Barrios y Escuela sobre Marginación.


Biografía.

Es cofundador de la Escuela de Marginación de Madrid y fundador de asociaciones como la Coordinadora de Barrios, es miembro asimismo del centro San Pió X de la Universidad de Salamanca, España. En su obra se puede apreciar la sensibilidad a favor de los más débiles; obra que se ha proyectado a América Latinacon su trabajo en Brasil. Debido a la atracción que el mundo de la infancia producía sobre él, estudió pedagogía, y más tarde psicología y filosofía, pensando en ser útil a los niños para mejorar su infancia. Tras más de 40 años aplicados a revisar la pedagogía, 30 de intensa convivencia con niños y jóvenes marginados, dice que no ha tenido mejores maestros que los propios niños.

Bibliografía.
  • La Calle es de Todos (1982).
  • Cachorros de Nadie (1988).
  • Catón Moderno para Analfabetos de la Vida (1990).
  • Tiempo de Coraje (1996).
  • Pedagogía para Mal Educados (1999).
  • Cuando los Políticos Mecen la Cuna (2001).
  • Troya Nagó. Historia de Zumbi de los Palmares (2002).
  • De tanta rabio tanto cariño (2005).
  • Con los Niños no se Juega (2007).
  • Remando Contracorriente (2009).
  • Esa Persona que Somos (2012).
  • Manifiesto Personal contra el Sistema (2015).
  • Relatos breves con espoleta (2016).

14 octubre, 2016

El Sándwich de Mariana

El Sándwich de Mariana, desde mi punto de vista, ofrece otra forma de acercarse a la problemática de la violencia -en concreto, a la problemática del acoso escolar-. El cortometraje, entre otras muchas cosas, se hace eco del potencial que todas las personas tenemos para, en nuestra relación con los demás, ofrecer lo mejor que poseemos: la escucha activa, la comprensión, el amor...el perdón. Parece obvio, pero yo pregunto: si continuamos sembrando odio y aislamiento allí donde nunca se sembraron identidades positivas, ¿debería sorprendernos que existan problemas sociales que, lejos de que se vayan atenuando, continúen creciendo todavía con mayor virulencia?
La luz, podría estar -una vez más- en los niños, en Mariana. 


11 octubre, 2016

Haciendo Comunidad.






1. El comienzo: 



2. La invitación:


3. El recordatorio:


4. Creando comunidad:


5. El documento de trabajo generado:

Dirigido al Claustro de Profesores.

Desde la AMPA, nos dirigimos a todo el Equipo Educativo para hacerles llegar nuestras inquietudes acerca de un tema muy debatido en la actualidad y que es el beneficio perjuicio de los deberes y exámenes en los alumnos de Educación Primaria.

Como ya saben, el debate sobre si los niños en Primaria deben hacer deberes y exámenes no es nuevo y ha llevado a gran cantidad de estudios dentro y fuera de nuestras fronteras. Si nos fijamos en otros países donde los éxitos académicos son mejores o los mejores, vemos cómo los niños no hacen deberes en casa, pues consideran que ya tienen suficiente con las 6 horas por la mañana. En su tiempo libre, merecido como cualquier trabajador, el niño puede afianzar los conocimientos con otro tipo de actividades más libres y creativas que lleven al niño al fundamento del aprendizaje: aprender a aprender y disfrutar con el aprendizaje.

La mayoría de estos estudios recientes concluyen que ninguno de los objetivos que se pretenden con ellos (deberes y exámenes), se cumplen y que, por el contrario, producen en el niño y las familias indeseados estados de ansiedad y estrés.

Las grandes asociaciones de padres y madres de alumnos en nuestros país respaldan esta idea de cambio en las tareas que los niños se llevan a casa. Como ejemplo baste la CEAPA (Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos), que propusieron una experiencia similar a la francesa (en 2012, la Federación de Consejos de Padres de alumnos de Francia -FCPE-, convoca la “huelga de deberes” que bajo el lema “esta noche, sin ningún deber”, hicieron una huelga de 15 días sin tareas escolares), incidiendo en que los deberes representan el fracaso del sistema educativo. Lejos de rechazarlos en su totalidad, la visión que defendían era la de dedicar las tareas educativas fuera de la escuela, a aquellas labores que supongan una formación complementaria en bibliotecas, museos...y siempre sin la ayuda de un adulto.

El debate no es nuevo y son muchas las voces que abogan por defender el derecho a ser niño, al juego y al descanso. Expertos españoles como Mª Pilar Gómez o extranjeros como Richard Gerver, Francesco Tonucci...explican con detalle porqué los deberes y los exámenes en Primaria no provocan ningún beneficio en el niño y su aprendizaje, sino más bien lo contrario. Siguiendo esta corriente y nuestro sentido común, los miembros de la AMPA estamos en contra de los deberes por varios motivos:

1. Los deberes traen detrás la idea de que los niños son vagos por naturaleza y que es necesario sufrir para aprender. Sobra decir que nada más lejos de la realidad y que ya es muy probado que sólo queriendo y disfrutando se aprende.

2. Mandar deberes y hacer exámenes es una costumbre muy arraigada, pero en realidad no es el sistema educativo el que marca los deberes, pues la Ley educativa española no nombra los deberes ni los exámenes en ningún lugar.

3. Los niños tienen unas necesidades de juego y exploración vitales para su crecimiento personal y su aprendizaje. El coste futuro a todas estas tareas y deberes llevan al niño a depresión infantil, obesidad epidémica y elevado fracaso escolar.

4. Muchos niños necesitan ayuda para terminar sus deberes con éxito y la dificultad en las materias es motivo de desigualdad. Un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) de 2015, expone que los deberes escolares en formación académica, contribuyen a ampliar las diferencias entre alumnos según su nivel socioeconómico.

5. Que los niños vayan adquiriendo la rutina con horas diarias de ejercicios y lecturas obligatorias, reproduciendo nuestro estilo de vida adulto, lleva al abandono de los estudios y el hastío de muchos de los niños.

6. Finlandia obtiene cada año los mejores resultados en los informes PISA que tanto parece preocupar a nuestra clase política dirigente, y no contemplan tener a sus niños haciendo tareas tediosas por la tarde. No mandan deberes a los niños.

7. Conciliación familiar. Conciliar trabajo con familia es difícil y si encima tienen que dedicar el tiempo que comparten padres con hijos e hijos con hermanos a sentarse ante unas tareas aburridas y desmotivadoras, pues el resultado ya es conocido: tensiones familiares. Los deberes son fuente de conflicto en las relaciones familiares.

8. Los deberes y los exámenes generan problemas de ansiedad, estrés y déficit de atención.

9. Insistimos en pedirles la no práctica de exámenes. La evaluación de un alumno se puede hacer perfectamente sin la necesidad de un examen. Los maestros comparten suficientes horas y hacen diariamente ejercicios y pruebas diversas que le permiten poder hacer una evaluación.

10. Exámenes no. Hay muchos niños que sufren ansiedad y estrés por el mero hecho de tener que hacer un examen y no podrá exponer sus verdaderos conocimientos al estar en ese estado de bloqueo. Aprender y querer aprender no es hacer exámenes.

Y quizás no se trate de erradicar los deberes (los exámenes sí), sino de darle al niño autonomía y herramientas para que forje su propio aprendizaje y aprenda a aprender. En vez de cargar al niño con deberes, cargarlos con experiencias y creatividad.

Documentación y bibliografía:

- Niños agobiados por exceso de deberes:


- Richard Gerver: “Los deberes no benefician a los niños”:


- ¿Deberes sí? ¿Deberes no?:


- ¿Conviene (o no) que los niños hagan deberes en casa?


- Francesco Tonucci: “Los deberes son una equivocación pedagógica y un abuso”:


6. La respuesta del claustro de profesores -una vez celebrado el consejo escolar-:
- los docentes en su condición de funcionarios seguirán lo que marca la ley  y lo que consideren que es mejor para la formación de los alumnos.

Nota: la ley, no marca nada, deja un vacío y por ello se da lugar al debate.

7. El futuro: continuar mejorando lo presente desde abajo -y haciendo comunidad-.

04 octubre, 2016

Someter a escrutinio nuestra propia mentalidad.


Para entender y acercarnos a los problemas de la infancia vulnerada o de la adolescencia “inadaptada” exige en primer lugar revisar nuestra mentalidad. Son numerosas las personas que, después de haber convivido con la infancia vulnerada, han llegado a conclusiones como las siguientes. Enrique Martínez Reguera, sostiene que:
los muchachos – que otros estigmatizan tan alegremente como “inadaptados”- son solamente personas que, por sus condiciones de vida, adoptan formas de comportamiento socialmente no aceptables. O más exactamente, aceptan aquellas formas de conducta que les son inculcadas y por las que sin embargo van a ser repudiados. Existiendo un sector dominante que margina y castiga al sector más vulnerable”.
Se requiere una profunda transformación personal para poder entender lo que puede ocurrir con los niños que no mamaron seguridad, ni suficiente calidad de vida, ni solidaridad, satisfacciones, ni ternura. Reguera, a raíz de lo anterior, se pregunta:
¿Podrán extrañarnos sus reacciones ansiosas e intolerantes? ¿Cómo podría legitimarse una sociedad que pretende segar donde no ha sembrado?, una sociedad que afirma sin empacho que la ignorancia no excluye de la ley”.
Se requiere de una revisión de nuestros valores -o una restitución de valores- que, como personas, tenemos que hacer, con el fin de no alarmarnos cuando un chico que lleva 16 años sin hacer la cama es incapaz o le cuesta mantener la rutina de hacer su cama y mantener su cuarto ordenado. O cuando simplemente nos miente un chico sin que acertemos a descubrir que se trata de un mecanismo de defensa. O, igualmente necesitamos de una revisión de valores para que nuestra mentalidad pueda comprender que, cuando un chico vive el día a día con total despreocupación acerca de su futuro a medio y largo plazo, es debido a que ha sido mal educado y se ha empapado de identidades negativas. No podemos segar donde no hemos sembrado. No podemos exigir responsabilidad, allí donde no la hemos generado.
Por eso los muchachos explotados son inmediatistas, por empobrecimiento de su esperanza. Les sería necesario saber simbolizar, sustituir la satisfacción por símbolos precursores, pero para eso es preciso tener seguridad y garantías de futuro. Y las garantías que realmente el futuro les ofrece son bien escasas e improbables. Cuando tiramos una piedra sigue una línea hacia delante, un trayecto según el proyecto que nuestro impulso le haya marcado. La persona que no sabe “anticiparse” con la imaginación, pierde toda proyección hacia delante. Y no tener proyecto es crecer sin una trayectoria estable, disolver el proceso de identificación”.
Si pretendemos resultar mínimamente significativos a los chicos con los que nos relacionamos, tendremos que someter a una crítica profunda nuestra visión del mundo y, en concreto, del mundo de la infancia vulnerada. Creo que sólo así estaremos en el camino de poder vivir certezas como las de Enrique Martínez Reguera:
Por eso los muchachos explotados, tan inestables e inseguros en el fondo como empecinados y arrogantes en la forma, tan impotentes en su convicción como prepotentes en su apariencia, tienen serios problemas de identidad”. 

Bibliografía.

 MARTINEZ REGUERA (2002) “Cachorros de nadie”. Madrid. Editorial Popular.