27 enero, 2016

Ética situacional.


El texto que sigue ha sido extraído del libro de ENRIQUE MARTÍNEZ REGUERA (2011) “De tanta rabia tanto cariño”. Madrid. Popular.

 Fue por entonces cuando me dio aquella lección rotunda de ética situacional que ya os conté en alguno de mis libros:
Me empecinaba yo en que abandonase el hacer la esquina de la calle Altamirano, y él, condescendiente conmigo, aceptó la alternativa que yo le había buscado, trabajaría en un ultramarinos.
Después de un mes de mantener el tipo sin rechistar me invitó a que hablásemos:
__Mira Enrique, tú sabes que yo antes me levantaba a las doce de la mañana, me aseaba y salía a pasear o a tomar unas cañas; comía, echaba una larga siesta y al atardecer, después de una ducha y de acicalarme a conciencia, salía a trabajar. De los cochazos que paraban me montaba en el que yo mismo elegía...ya conoces todo lo demás.
Ahora me levanto antes de las siete para estar en la tienda el primero y tenerlo todo a punto para cuando llegue el jefe; “chico por aquí” “chico por allá” “eres gilipollas chaval” ¡todo el santo día! cargando y descargando sacos y cajones hasta deslomarme...Y el caso es que al cabo de un mes he recaudado lo que de la otra manera recaudaba en algunos días. ¡No sé por qué te encabezonas en hacerme creer que estos abusan menos de mi y de mi cuerpo!
Cuando conté esta anécdota por primera vez, un trampero del periodismo intentó leerme entre líneas, rastreando no sé qué inconfesable propaganda de la prostitución infantil. Lo mismo que cuando conté lo que Víctor me explicó de cuando era mensajero: que por distribuir correspondencia sacaba unas pesetas, por llevar hachís sacaba diez veces más, y ciento o mil si trapicheaba con caballo; y además aprovechando los mismos viajes.

Para que los chavales así llegasen a ser honestos haría falta que les devolviésemos la dignidad del trabajo, de la que apenas queda memoria, y el mismo armazón ético que se les proporciona a los chavales satisfechos; y jamás será justo reclamarles aquello que les han robado.  

No hay comentarios: