22 febrero, 2015

Tiempos mejores.


Sí, hubo tiempos pasados que fueron mejores. Y sí, yo era de los malos con la pelota -pero siempre me sentí querido en la pandilla, en la calle-. Hemos perdido y mucho -ya lo creo-. Las oenegés todavía no se habían cargado el tejido social...en mi barrio era conocido allí donde fuese: en el comercio de la esquina todos sabían que era el de la Maruqui y me llevaba la compra sin pagar -ventaja de cuando la gente se conoce y se tiene estima-. También era, en mis calles, el de mi querida abuela, la Juana Antonia y me preguntaban cómo estaba. Y estaba la señora Juana que, antes de ir al comercio, pasaba por la casa de sus vecinas más mayores con el fin de recoger sus encargos. La Juana no tenía teléfono y mi querida abuela permitía que la primera diese su número a los suyos para recibir llamadas... Eso era tejido social en estado puro. Y yo, que era de los malos, jugaba también a fútbol y cuando algún chico se caía o se peleaba, contábamos con nuestras sensatas madres: a ninguna se le ocurría salir corriendo a denunciar al juzgado. El problema se revolvía en la comunidad, sin intrusos. Además, en el barrio todas las personas parece que entendían lo que sabiamente afirma Reguera: la vida es riesgo. De esta manera, es natural que un chico se lastime jugando o en una pelea. Así, cuando un niño se caía en el colegio y se hacía un esguince en la muñeca -como fue mi caso- mi madre se apenaba un poco y me ponía en manos del médico pero no se le ocurría reprochar al maestro. Igual que ahora, vamos: hay vecinos que corren al juzgado en busca del oro del becerro. Rescatemos lo mejor que nos queda en nuestras personas y en nuestros barrios e identifiquemos al enemigo común: este sistema que arrasa con todo -incluidas las personas-.



LAS 20 REGLAS DEL FÚTBOL CALLEJERO
1.- El gordo siempre es el portero.
2.- El partido acaba cuando todos están cansados.
3.- Aunque el partido vaya 20-0 se decide por “el que meta, gana”.
4.- No hay árbitro.
5.- Sólo se pita falta si es muy muy clara o alguien sale llorando.
6.- No existe el fuera de juego.
7.- Si el dueño del balón se enfada, se acaba el partido.
8.- Los dos mejores no pueden estar en el mismo equipo y son los que eligen quien juega en el mismo.
9.- Si eres el ultimo en ser elegido, es una gran humillación.
10.- En las faltas directas la barrera siempre estará bastante cerca del balón.
11.- Se detiene el partido cuando pasa una persona mayor o una madre con carrito de bebé.
12.- Son enemigos para siempre los jugadores del barrio más cercano.
13.- Los que no tienen ni idea de jugar se quedan de suplentes, o como mucho, de defensas.
14.- Si llegan los mayores para jugar hay que abandonar la pista o campo, no sin antes protestar.
15.- Siempre hay un vecino que no te deja jugar y además te amenaza con quitarte la pelota.
16.- Si se apuesta algo, hay que ponerse muy serio... es como jugar una final.
17.- Las porterías son dos piedras o dos chaquetas de chandal, pero siempre habrá un equipo que tenga la portería mas pequeña.
18.- Cuando un equipo mete gol pasando el balón por encima del portero, todos los del equipo contrario gritan “ALTA” (suele dar resultado para que el gol no valga).
19.- La ley de la botella, el que la tira va a por ella.
20.- Si hay penalti, quitan al gordo y se pone el más bueno.
—Recuerdos que nunca podré olvidar.

No hay comentarios: