30 enero, 2015

Ciutat morta.




Juicio del caso de torturas de Yuri J. (2011).
Bakari Samyang. Agente de la Guardia Urbana.
Provengo de un hogar humilde, de origen africano, de unos rígidos valores morales y religiosos porque mi padre los inculcó en mi persona, y jamás, y repito, jamás, he cometido los hechos que aquí se me imputan ni jamás los cometería. A la vista está que, como ha dicho mi compañero, sigo en el servicio a día de hoy, sigo trabajando en primera fila, he estado en todos los actos en Barcelona, en todo tipo de servicios relevantes en Barcelona, de hecho soy formador de Barcelona de Guardia Urbana, doy clases al resto de compañeros, de hecho formo parte del proceso selectivo de nuevos agentes, en Barcelona. Y que, si esos hechos imputados en mi persona pudieran ser ciertos, mis superiores me hubieran apartado del servicio, no tendrían la confianza en mí y, ahora mismo, estaría seguramente apartado del servicio o me hubiera sentado en este banquillo alguna vez.


No hay comentarios: