25 agosto, 2014

José Antonio.

Por lo que cuentan, creo que Eduardo de Guzmán no sitúa correctamente las últimas palabras de José Antonio Primo de Rivera. En cualquier caso, me resulta curiosa esta segunda referencia que he encontrado acerca de José Antonio, de las cuales se hace eco el pensamiento libertario. La primera referencia todavía es más sorprendente.
“Los periódicos anuncian el traslado de los restos mortales de José Antonio Primo de Rivera desde el cementerio de Alicante al Monasterio del Escorial. Sus camaradas le traen a hombros, cruzando buena parte de España. Creo en este momento, como lo creí en todos, que su fusilamiento fue un error político. Ante el pelotón tuvo el gesto digno de desear que su sangre fuese la última que se vertiera en las contiendas civiles que durante más de un siglo han desgarrado la vida española. Los diarios madrileños reproducen sus palabras en grandes titulares. Pero no parecen nada dispuestos a que se cumpla la postrera voluntad del fundador de Falange. 
Pensamos mucho en él y en sus deseos de última hora mientras dura el lento traslado de los restos. Son días dramáticos cargados de trágicos presentimientos para los cientos de miles de presos políticos que llenan las cárceles de España”. Eduardo de Guzmán. Nosotros, los asesinos. Ediciones Vosa, 2008.

No hay comentarios: