11 agosto, 2014

El Padre Toño y la violencia.


La violencia no se resuelve con más violencia -tampoco la institucional, tampoco la estructural-. Para abandonar la violencia aquí y en El Salvador es necesaria la acogida y, a partir de ahí, la restitución de ese estilo de vida. El Padre Toño representa una alternativa a la respuesta policial y judicial que, en lugar de resolver la terrible realidad de la violencia, la cronifica. La gente de abajo, a la que ayuda, le devuelve el cariño. La gente de arriba, la del Poder, pone barrotes a la bondad del Padre Toño.