24 abril, 2014

¿La provocación siempre es revolucionaria?

La Mazorka mecánica es un documental del año 2012 dirigido por Nikone Cons. Una de las partes del documental se llama La provocación siempre es revolucionaria. En la presentación del capítulo se puede reconocer fácilmente el rostro de Evaristo, La Polla Records.
En 1985 La Polla Records editó su álbum Revolución. En su canción En el sitio donde yo vivo, cantaban: “la prensa dice que la ETA provoca el pánico/contra mí no tienen nada/porque a mí los que me mosquean son los protectores de la ley”. Hay que tener muy en cuenta que esta canción se edita en el año 1985 y que, por lo tanto, el profundo sentir antifranquista de ETA del año 1973 creo que ya no era popular fuera de sus círculos. La canción sin duda alguna me resulta provocadora. En el año 85 alguna persona –posicionada probablemente en algún sectarismo- podría valorar el carácter revolucionario de la misma. En el año 2014 puedo afirmar sin más –teniendo en cuenta el desenlace final del conflicto- que, en la canción, existía una clara intención provocadora pero no contaba con una estrategia revolucionaria inteligente –principalmente porque conducía y condujo al inmovilismo y rechazo de la mayoría de la población-. Además, creo que es bastante fácil combatir la lógica que se emplea en la composición. Por ejemplo, alguien podría haber escrito: “la prensa marginal dice que el Terrorismo de Estado provoca el pánico, contra mí no tienen nada porque a mí los que me preocupan son los de…”. En fin, ríos de sangre pero de racionalidad y de humanismo, poco y nada. En cuanto al sentido común. Me llama la atención la realidad de que en este país no exista el derecho de Autodeterminación. Bueno, en especial, lo que me llama la atención es el hecho de que no tengamos asegurado alimentos y un hogar y una renta básica y digna por el simple hecho de nacer y a lo largo de toda nuestra existencia.
A diferencia de las personas prepotentes, yo no me atrevo a afirmar que la provocación nunca sea revolucionaria. Ejemplos como el descrito –en el que tomo como referencia la canción En el sitio donde yo vivo-, están condenados exclusivamente a la provocación. Seguramente no he entendido lo que encierra la máxima La provocación siempre es revolucionaria. Ustedes me disculpen.

No hay comentarios: