02 abril, 2014

Deprisa, Deprisa 5.



Carlos Saura nunca tuvo la intención de hacer un documento sociológico sobre la marginación. A pesar de sus intenciones, Saura, en su ficción, trata diversas temáticas que pueden generar debates sociológicos. Tal es el caso de las drogas. Tan presentes en la ficción de Saura desde la sugerencia más que desde lo explícito. Tan presentes también, en la realidad de nuestras calles. Ignoro la formación de Carlos Saura. Probablemente no tuvo en cuenta a Bakunin a la hora de tratar en su película la problemática de las drogas. Julio Rubio, en cambio, no pasa por alto el crucial detalle:

Bakunin decía que los miserables y los desesperados tenían tres vías para salir de su miseria y su desesperación, dos eran irreales y una real. Las dos irreales eran las drogas y las religiones, pues las dos eran y son formas de huir de la realidad en momentos de desesperación, las drogas en cuanto forma de evadirse de la situación propia, y las religiones en cuanto que queremos dar un sentido a nuestra vida, a nuestro dolor, a nuestro abatimiento. Y la tercera vía era la más difícil, el camino más duro, la lucha social, la lucha en cuanto a comprender la realidad, analizarla, entender el verdadero porqué de mi miseria, y luchar para cambiarlo. Por lo tanto al miserable sólo le queda: drogarse, rezar o luchar.
En las zonas más pobres y míseras podrás comprobar esta teoría: verás mucha droga, muchas sectas, y a seres humanos desesperados. Julio Rubio Gómez. Decimocuarto Asalto. Editorial Klinamen, 2012.

No hay comentarios: