26 marzo, 2014

Deprisa, Deprisa 1.

Anoche vimos en casa Deprisa, Deprisa –Carlos Saura, 1981-. De haber tenido alguna posibilidad, el programa de anoche lo hubiese hecho de otra manera: como presentador hubiese colocado a mi querido amigo Andrés Villanueva. Como invitados hubiese hecho lo posible por contar con Enrique Martínez Reguera, Enrique de Castro y Julio Rubio Gómez.
Existe un libro que me tiene muy ocupado últimamente. Se trata de Cachorros de nadie de Enrique Martínez Reguera -Editorial Popular, 1988-. Hoy, teniendo fresca la película, me he acercado deprisa, deprisa al libro para releer algunos pasajes:

Huelgan muchas explicaciones sobre lo que pueda ocurrir con los niños que no mamaron seguridad, ni suficiente calidad de vida, ni solidaridad, satisfacciones, ni ternura. ¿Podrán extrañarnos sus reacciones ansiosas e intolerantes? ¿Cómo podría legitimarse una sociedad que pretende segar donde no ha sembrado?, una sociedad que afirma sin empacho que la ignorancia no excluye de la ley. Enrique Martínez Reguera. Cachorros de nadie -Editorial Popular. 1988-.

La sociedad en la que vivimos, cada vez más selectiva (que no selecta) y excluyente, parece hecha para satisfacción de algunos privilegiados, incapaces de compartir. El consumo, halago constante para los que sobreabundan e inmisericorde con los que carecen, no se cansa de gratificar a quienes disponen de poder adquisitivo ni de ignorar y despreciar a quienes carecen de medios.
En ese marco nacen y crecen nuestros niños; ellos tan necesitados de equilibrio entre necesidades y posibilidades, satisfacciones y frustraciones. Enrique Martínez Reguera. Cachorros de nadie -Editorial Popular. 1988-.

No hay comentarios: