22 febrero, 2014

Ucrania.


Ucrania, año 2014. No es precisamente el deterioro -físico- de nuestras plazas lo que más me preocupa. Es otra suciedad la que me inquieta y me conmueve. Me refiero a esa suciedad que conduce al ser humano a arrasar con su semejante en nombre de unos anhelos que no logro concebir.

No hay comentarios: