10 febrero, 2014

Cachorros de nadie.

"El marginado adulto puede haberse marginado, pero el niño marginado llega a serlo por haber sido marginado. El adulto puede degradarse, pero el niño siempre es degradado, sencillamente porque el efecto no puede ser anterior a su causa, sencillamente porque la maldad del niño es el efecto, no la causa de su degradación".
 Enrique Martínez Reguera. Cachorros de nadie. Editorial Popular. 1988.

No hay comentarios: