30 noviembre, 2013

Cuando lo extraordinario se vuelve cotidiano es la revolución II.

Que nadie malinterprete el hecho de que rememore aquí -a través de sus eslóganes- la vida cotidiana de un proletario: Durruti. Por si acaso lo afirmo: no, no adoro a Durruti como líder, no lo veo como un líder. Precisamente respecto a esto último, también en Los 70 a destajo, he aprendido lo siguiente:


Yo llevaba un pequeño libro de Julio C. Acerete. Se llamaba Durruti y lo había editado Bruguera. Las ideas, la lucha y la vida de aquel libertario me contagiaron un gran entusiasmo. Toni Puig hojeó unas páginas en la cocina, de pie, y estalló en un: “¡Escuchad esto!: no confiéis nunca vuestro destino ni la solución de vuestros problemas a los profesionales de la política, ni permitáis tampoco que surjan líderes entre vosotros. Los unos y los otros os engañarán y harán lo imposible para que no podáis sustraeros a vuestra condición de esclavos. No comenzaréis a ser libres más que cuando seáis capaces de organizar vosotros mismos vuestra lucha”. Los 70 a destajo. José Ribas. RBA Libros, 2007.

Esta noche ha venido a verme un amigo al que quiero mucho. Ha hecho felices a mis hijos y me ha dado cuenta de su vida cotidiana. Cuando lo extraordinario se vuelve cotidiano es la revolución. El eslogan de Durruti también es el de mi amigo y el de otras tantas personas anónimas. Mi amigo, al igual que Durruti, también lleva el eslogan a la práctica y lo asume pese al malestar -el mundo al revés- de algunos proletarios que piensan como personas de la ideología de derecha. Y por ello mi amigo, al igual que Durruti y tantos otros que lo único que hacen es apartar la hipocresía de sus vidas y ser coherentes con su condición social de proletario, se ha convertido en el enemigo cotidiano de esa ideología de derecha que tiene como soldados a tantos y tantos proletarios que, de vez en cuando, hacemos algo extraordinario.

Podrá haber una revolución en forma de golpe de Estado o de cualquier otra forma de esas que a lo largo de la historia ha dado muestras la Ley del más fuerte. Y en el poder se asentará esa Ley, la del más fuerte. Y los que antes eran los oprimidos ahora serán los opresores. En los tiempos que corren podrá haber esa revolución que he mencionado pero no una revolución masiva a la que lleguemos desde la libertad individual y desde el rechazo de los políticos y de los líderes. Pero para llegar a esa revolución antes tendremos que convertir lo extraordinario en cotidiano.
Desde el individualismo se hace obligatorio la puesta en marcha de un cambio de valores sin olvidar nunca la lucha de clases. Yo no quiero una revolución con unos líderes que tengan como misión la guía de un pueblo ignorante y siervo de los que precisamente le han liberado. No, primero una revolución personal luchando contra las injusticias que protagonizan nuestra cotidianidad seguida o acompañada de un cambio de valores en el que reinen, por ejemplo, la fraternidad y la reflexión que también he encontrado en Los 70 a destajo:


La revolución a la que aspiro jamás puede ser una locura ni un baño de sangre. Hay que aceptar que en un país habitan varios mundos y que lo más importante para cambiarlo son educación, cultura e información”, le decía. Los 70 a destajo -ajoblanco y libertad- .José Ribas. RBA Libros, 2007.

Finalmente, nos quedará caminar hacia lo desconocido.

Cuando lo extraordinario se vuelve cotidiano es la revolución I.

Durruti murió de un balazo en el frente de Madrid, el 20 de noviembre de 1936, tras haber proclamado, junto a miles como él, el comunismo libertario en las tierras aragonesas. Fue un hombre legendario que nunca se separó del pueblo como hacen otros dirigentes. Cuando “expropiaba bancos burgueses” entregaba el dinero para montar escuelas gratuitas para los hijos de los trabajadores y no se quedaba ni calderilla para un café. Fue la antítesis del funcionario sindical y jamás poseyó nada. Sus eslóganes también me impresionaron: “Llevamos un mundo nuevo en nuestros corazones”. “Cuando lo extraordinario se vuelve cotidiano es la revolución”. “Queremos una sociedad nueva, sin explotadores ni explotados”. “La revolución es una larga y difícil marcha hacia lo desconocido. La nuestra debe seguir un curso diferente al de la revolución rusa. No debe desarrollarse bajo la consigna: un partido al poder y los demás a la cárcel”. Los 70 a destajo -ajoblanco y libertad- .José Ribas. RBA Libros, 2007.

25 noviembre, 2013

Los 70 a destajo.

¿Contra qué demonios luchaba? Luchaba contra el mal de la competitividad que nos habían metido en la cabeza. Un mal tan leninista como franquista que tenía que ver con el afán de dominar al contrario hasta aplastarlo. Algo totalmente opuesto a la libertad de pensamiento, a la espontaneidad, a la solidaridad y a la cooperación, que era lo que a mí más me movía. Intuía que los grupos que se ofuscaban con la conquista del poder podían imponernos un mundo cultural tan controlado como el que soportábamos con el franquismo, aunque fuera de signo diferente. Me sentí abatido y vulnerable. Los 70 a destajo. José Ribas.

23 noviembre, 2013

6

Asalto 6. Nuestra conciencia nos recuerda nuestros errores: las guerras fratricidas, la izquierda autoritaria, nuestro orgullo, nuestras banderas, nuestra habilidad para levantar muros entre nosotros, la incapacidad para establecer la fraternidad entre nosotros y la ceguera de reconocer el poder que tenemos para regir los destinos de nuestras vidas y de nuestro planeta. Marginales y estúpidos, ahora sacudimos al aire, perdemos el equilibrio y nos abandonamos en la lona. La mala conciencia no da tregua. Lanza un bombardeo de golpes que nos castiga el alma. En nuestra cabeza resuena la palabra Ecología que ha difundido una vez más nuestro enemigo. Y el recuerdo nos pone ejemplos: el afán de construir en la tierra de todos una industria decimonónica, una refinería de petróleo....

5

Asalto 5. Nos zumba y sangra un oído...."Construir, compartir e integrar. Son los verbos a conjugar por los socialistas en política territorial" Zapatero sacude de lo lindo, es la cara visible de nuestro único y terrible enemigo. No entendemos nada: las palabras en forma de golpes adquieren un nuevo significado. El final está cerca...el acantilado, cada vez más próximo...el colapso de la tierra no se aleja.

4

Asalto 4. En cuanto suena la campana y abandonamos nuestro rincón comenzamos a recibir golpes brutales. No es posible esquivarlos. Todavía tenemos esperanza y también conciencia. Ese duro derechazo nos hace permanecer en la lona unos instantes eternos. Se trata del férreo control mediático. Está escrito en los guantes que nos golpean sin piedad: la censura. Y es que nunca nos van a dar palabra en los medios de comunicación del sistema para tener la opción de poder incidir más allá de lo marginal. Ellos controlan los medios y ellos mantienen en la oscuridad la terrible realidad: el Planeta Tierra está terriblemente herido y sus medios de comunicación masivo tendrán como única finalidad incitar al consumo irresponsable y al saqueo de los recursos naturales del planeta.

3

Asalto 3. El optimismo nos hará ganar este asalto. El acantilado está a la vista, no hemos cambiado el rumbo, vamos a chocar contra él pero hemos logrado aminorar la velocidad unos nudos.

2

Asalto 2. Además de esos cambios en nuestra conducta individual, la educación, la cultura y la información nos harán ganar el Asalto 1 y el 2 con bastante facilidad. En cuanto a información -con el fin de dar un buen gancho de revés- recomiendo un libro de Carlos Taibo AriasCarlos Taibo: El decrecimiento explicado con sencillez. Los Libros de la Catarata, 2011.

1

Asalto 1. Los cambios imprescindibles en nuestra conducta individual nos convierten en personas coherentes cuando hablamos del decrecimiento. El consumo local puede contribuir a mejorar nuestra conducta individual.

22 noviembre, 2013

De haberlo sabido.


Lo mismo nada de lo que cuento guarda algún parecido con la realidad que vivimos anoche: Alex Ormuz WeillCarlos Rubio PoloAlfonso Búrdalo Giménez,Luti LutaMamen Sanchez y Carmen Jones.

Y la persona de la butaca siete de la fila siete eligió De haberlo sabido –en realidad, se precipitó y respondió por su mujer que había sido la agraciada-. La banda se había retirado del escenario y allí quedó el mítico cantante con su alma, su arte y su guitarra. Antes de comenzar a tocar la canción que habían propuesto pudo escuchar un grito: falta la chica. Y el irrepetible artista dijo: ahí va y la melancolía nos acompañó durante unos instantes que parecieron eternos.

18 noviembre, 2013

Los 70 a destajo.

“La revolución a la que aspiro jamás puede ser una locura ni un baño de sangre. Hay que aceptar que en un país habitan varios mundos y que lo más importante para cambiarlo son educación, cultura e información”, le decía. Los 70 a destajo. José Ribas. RBA Libros, 2007.

16 noviembre, 2013

1909.

Casi diez años ya viajando con cierta frecuencia a Badajoz. Siempre me llama la atención el caserón en ruinas. Siempre me apetece detenerme y entrar a imaginar la vida que allí hubo.
Viniendo de Cáceres, la casa se encuentra a diez kilómetros de la Roca de la Sierra. 
En Colón le cuento al chico lo de la casa. Ya hemos decidido que la mañana será para nosotros dos. Las migas nos han gustado mucho pero hemos echado en falta los torreznos.
En Universitas nos detenemos a contemplar el escaparate.
Está rodeada de cultivos y las botas pronto se nos llenan de tierra -esta tarde sin falta, unas zapatillas nuevas para el chico, se le mojan los pies-.
No hay ganado y, por lo tanto, no hay perros. No temas, me dice el chico.
Se fuma un cigarro frente a la chimenea.
El tiempo se detiene. Puedo sentir el calor del hogar que fue...
A la segunda planta no podemos subir. Las escaleras se han venido abajo.
Siembra de trigo, tenían el pan; siembra de verduras y hortalizas; ganado. Aquí lo tenían todo, cuenta el chico.
En la casa ha dormido ganado, está todo lleno de paja...el chico continúa hablando.
Me pregunto si el señorito sería una persona culta: ¿qué libros le gustaría leer? 
El día otoñal es maravilloso...
Habría niños.
Aquí comían los animales, me cuenta el chico.
Tengo las botas mojadas y llenas de barro.
Ese pilar le gusta mucho al chico.
Descubrimos palabras en la pared.
1909.
Maestro F Carrasque 1909.
Oficiales Granja F Carrasque...regresamos a casa. Al fin sé cómo es la casa por dentro. 

15 noviembre, 2013

El encuentro.


Hace un par de horas me he parado a hablar en la Gran Vía de mi ciudad con el hombre que aparece en la fotografía. No iba fumando e iba acompañado por varias personalidades del PP. Ha sido un encuentro del todo inesperado pero gracias a él, Jesús Posada ha tenido la ocasión de encontrarse con un ciudadano que en ningún momento le ha alagado. A lo mejor ha sido por su edad, el caso es que he iniciado el inesperado encuentro con lo siguiente: en mi ciudad hacen falta más plazas en los geriátricos públicos y Ustedes no hacen más que recortar en estos derechos. Ha sido él, el que ha mencionado la palabras crisis. Yo he continuado con la siguiente realidad aplastante: son muchos los hogares en los que todos sus miembros están sufriendo la dura realidad del paro y, en ocasiones, por las razones que sean, no pueden ni atender a sus mayores ni costearles una plaza en una residencia de anciano privada. Entonces alguien del coro que acompañaba al Presidente del Congreso ha dicho que en España hay muchos millones de parados. Entonces me he sentido reforzado -iluso de mí-. Jesús Posada ha hecho mención a que las medidas adoptadas por el gobierno tendrán resultado. Alguien ha dicho que había que tener paciencia. La última vez que Jesús Posada ha mencionada la palabra crisis yo he matizado: llamas crisis a lo que en realidad es una estafa. Después de esto se han dicho muchas cosas con la mirada. Me han dicho que no hay dinero y yo les he dicho que sí hay dinero y que, en lugar de no perseguir el gran fraude fiscal del gran capital, lo que tenían que hacer era redoblar los esfuerzos en ese sentido. Fernando Jesús Manzano me ha dicho que sí se persigue a esos grandes estafadores. La conversación con Jesús Posada ha acabado y una mujer que ignoro quién era, nos ha sonreído, ha besado la mano de mi hijo y me ha dicho: paciencia. El grupo ha avanzado y Fernando Jesús Manzano se ha separado ligeramente de él. Me ha dicho que es el Presidente de la Asamblea de Extremadura y que estaré contento, ya que, acaban de aprobar la Ley de Renta Básica. Yo le dijo que sé quién es y he sonreído al tiempo que he negado lo que me acababa de contar. Es insuficiente porque se necesita más dinero. Ha sido lo último que ha dicho el de la Asamblea de Extremadura.


De momento, yo ya he descartado a la política de partido como vehículo de expresión adecuado para movilizarme y para impedir la voladura controlada del mundo que conocimos: ¿cómo puedo sentir otra cosa si veo que ahora mismo no existe una fuerza política de partido -tampoco de la izquierda- que tenga la capacidad para canalizar la indignación de las personas que estamos sufriendo la ira del capitalismo? Esa Ley de Renta Básica a la que hace referencia Fernando Jesús Manzano es “hija” y muy querida, de IU Extremadura. No puedo sentir mayor indignación en la despedida -el frío todavía me hace sentir peor-. Me alejo pensando qué satisfacción puede tener la fuerza política IU al repartir las migajas de las migajas que nos deja el capitalismo. Me muerdo el labio porque nunca les he escuchado que les salga del corazón que la solución a todo esto pasa por salir, precisamente, del capitalismo. A todo esto, he de añadir que mi mala conciencia me acompaña mientras escribo todo esto.

13 noviembre, 2013

Bicicletas.


La foto en la que aparece el coche está tomada en Cáceres; la otra fotografía está tomada en Badajoz. En Cáceres la Administración hizo una inversión para, posteriormente, no darle el recorrido que necesitaba. Ignoro cómo funciona el servicio que se ofrece en Badajoz pero, a día de hoy, hay paradas con bicicletas y personas que las utilizan.

07 noviembre, 2013

7

Asalto 7. Allí tumbados con el lejano recuerdo de que un día nuestros ríos y mares no estuvieron contaminados. Desde allí, descubrimos cómo nuestro entrenador nunca creyó en nosotros. La toalla es arrojada con un gesto que nos recuerda lo miserables que somos. A pesar de todo, a pesar de nuestro lamentable estado -esta vez, con suerte, abandonaremos la cama del hospital en un mes-, podemos reconocer la canción que acompaña al que fue nuestro maestro: políticos locos que guían a las masas que les dan sus ojos pa'no ver qué pasa. Se trata del Sí hay futuro, de La Polla Records...

06 noviembre, 2013

El designio de dirigir nuestras vidas de manera autónoma.



García Calvo criticaba nuestra manera de llevar la revuelta contra “la Cultura Establecida” por ser demasiado culturalistas. “La Cultura y las Ideas son en general algo así como residuos y cadáveres del pensamiento y de la actividad poética, de lo que pudiera haber vivo en el pensamiento o en las artes, produciéndose así, por obra del veneno de la conciencia histórica, una especie de sustitución del pensamiento y la poesía por Ideas en sí mismas, por Cultura.” El oráculo se hizo más patente cuando leí: “Ya ves que no podría entenderse otra actitud más que una negativa y destructora; y además pienso que el ataque a las formas actuales y cercanas de la Cultura sólo podría tener alguna eficacia viniendo desde la Cultura en general. Corolario: al enfrentaros demasiado estrechamente con ciertas manifestaciones efímeras y locales de Cultura, corréis el peligro de estar derribando pequeños poderosos sin destruir el Poder mismo, de modo que a la vuelta de los años vosotros mismos, si tuvierais éxito, os encontraríais ocupando ese Poder y dirigiendo Editoriales, Exposiciones o Teatros, puesto que nada de la estructura del viejo poder se habría destruido”. Acababa la carta dándome ánimos y sugiriéndome acudir a un encuentro de jóvenes filósofos en Saint-Michel de Cuixá, para conocernos y seguir hablando. Me quedé pensativo: ¡por fin un ácrata de verdad! José Ribas. Los 70 a destajo. RBA Libros. 2007.

Cuando José Ribas superó la crisis volvió a Ajoblanco. Entre los papeles se encontró una carta del filósofo Agustín García Calvo, exiliado en París. La cita anterior trata un tema que me tiene especialmente entretenido en los últimos tiempos: el Poder. Creo que la cita advierte de esa mala praxis que no contribuye a cambiar el mundo y arroja luz acerca de lo que podemos hacer con el Poder: una vez conquistado, otorgarle calidad distributiva y paritaria -sin duda alguna, puede ser una buena forma de acabar con las viejas estructuras del poder que nos oprimen y nos torturan-. 

El título de la entrada -El designio de dirigir nuestras vidas de manera autónoma- lo he tomado del prólogo que aparece en el libro de Carlos Taibo: El decrecimiento explicado con sencillez. Los libros de la Catarata, 2011.

En el lago.