07 noviembre, 2013

7

Asalto 7. Allí tumbados con el lejano recuerdo de que un día nuestros ríos y mares no estuvieron contaminados. Desde allí, descubrimos cómo nuestro entrenador nunca creyó en nosotros. La toalla es arrojada con un gesto que nos recuerda lo miserables que somos. A pesar de todo, a pesar de nuestro lamentable estado -esta vez, con suerte, abandonaremos la cama del hospital en un mes-, podemos reconocer la canción que acompaña al que fue nuestro maestro: políticos locos que guían a las masas que les dan sus ojos pa'no ver qué pasa. Se trata del Sí hay futuro, de La Polla Records...

No hay comentarios: