09 agosto, 2013

Que la ley del más fuerte se cubra de herrumbre y descrédito.


En una ocasión tuve la gran suerte de estrechar su mano -los héroes de carne y hueso resultan cercanos-. No pierdas el tiempo en buscarle en el "ejército humanitario" al servicio del sistema. Toda su persona irradia valores respetuosos con el prójimo lo que ha conducido al totalitarismo capitalista a mantenerlo lejos de sus filas -no vaya a ser que los seres que caminan por este mundo se vayan a contagiar de esa cualidad tan preciada: la humanidad-.

No hay comentarios: