09 marzo, 2013

3

Pero el informe nada decía de mi actitud en el colegio. Aptitudes no tendría pero buen comportamiento sí. Aunque un día me dieron una buena hostia. El rubio hizo alguna gracia y por allí andaba yo. La maestra me invitó a quitarme las gafas. Después, la sensación de fiebre.  La maestra se desahogó conmigo. La clase enmudeció. No era respeto. Era miedo.
Pero mis padres ignoraron aquel informe. No se lo podré recompensar en la vida.

No hay comentarios: