28 octubre, 2012

El precio de las cosas.

Cuanto antes comiencen a bajar los precios, mejor. Parece que la locura especulativa de andar por casa, la que protagoniza tanto hijo de vecino, ha llegado a su fin. Algunos, cientos, miles, intentan resistir. Mi amigo es tajante. En lo referente a las plazas de garaje -una pequeñita cosa material ofertada y demandada-. Cincuenta o cuarenta y cinco euros. El propietario que marca en la actualidad esos precios parece que anda despistado o interesado -demasiado, en algunas ocasiones-. Cuarenta euros al mes por una plaza de garaje. El asunto comienza a aproximarse. Me cuenta que conoce a gente que teniendo el piso con garaje y trastero pagados, no dudan en subirse a la que espero algún día sea una leyenda callejera, la de los cincuenta euros por plaza de garaje al mes. No les hace falta más dinero de bolsillo. Me cuenta. Pero cuanto más dinero en el bolsillo, más para gastar. Mi amigo que es propietario de una plaza de garaje ha hecho lo siguiente. Necesitaba una plaza de garaje en otro barrio. Lo más barato que ha encontrado ha sido una por cuarenta euros. La suya la ha alquilado por veinticinco euros. La mitad. ¿Recuerdas el día que pusimos los carteles? Por la tarde me llamaron cinco personas. Mi amigo nunca será beatificado pero parece que está en el camino. Después del rato que comparto con mi amigo la única conclusión que se saco es: la culpa de todo la tienen los chinos.

25 octubre, 2012

Pueblos.

Ni Bundó, ni Sendra, ni Fusam. Tampoco Palau. Ninguno de los cenetistas de Si te dicen que caí apoyarían las acciones del señorito. Tampoco las de su partido. No. No estoy obsesionado con este tipo. Que pregunten a la gente lo que quieren. De eso se trata. Que pregunten y que se haga lo que la gente decida. Claro. La libertad de los pueblos. Ya se sabe. Adelante. Simplemente le vi el otro día en la televisión. Es un líder negativo. Justifica el saqueo de los pueblos. Anhela el suyo. Con su bandera. Con su saqueo. Con un ejército mercenario. No le tiembla la voz. Se muestra seguro en su farsa. Defiende la Europa del capital. La misma que nos roba el derecho a obtener una mejora en los servicios públicos. Se erige como soldado y reivindica una bandera -si la historia se repite, alguien se la quemará mientras sonríe-. Una entrevista. Me cabreó, claro está. Me hace dudar dónde queda ahora. Una, Grande y Libre. A qué lado del Ebro. A los dos. Que pregunten. Tienen que preguntar. De ideología nada. Intenta desvincularse de la derecha rastrera. A lo mejor tiene razón. Ya no les queda nada. Ni ideología tienen. Solo les queda defender las puertas que encierran el dinero. Nuestro dinero. Menuda estafa. Miente compulsivamente y quiere su bandera. Su bandera, claro. La bandera de siempre. La del dinero. La libertad de los pueblos. La libertad. Que pregunten. Ya es tarde. Les han hecho mucho daño. Lo que me pasa es que no quiero que personas así lideren algo tan importante. Algo que no les pertenece. La libertad de un pueblo. Tenía que ser él. Él, que va en contra de un pueblo. A pesar de todo le siguen miles de personas. Fuera complejos. Digo y hago lo que me apetece. No demonizo al señorito Mas. Qué estupidez. Tendrán la conciencia manipulada. Sí. Un día me lo soltaron a mí. Tienes la conciencia manipulada. Entonces descubrí que tampoco él se libraba. También él enjuiciaba.

21 octubre, 2012

Rico inútil.

Se podía dedicar a deconstruir la democracia con la que se ha forrado. Pero no. Ha resultado ser otro rico inútil para desenmascarar este sistema putrefacto. 
En alusión al proyecto Eurovegas, Ferran Adriá ha dicho: No seamos hipócritas, en cada bar hay una tragaperras.

17 octubre, 2012

Huelga de familias.

video
Esto no puede durar mucho, esto no aguantará. Hace un rato, en la capital. Huelga de familias. Todavía es posible.

16 octubre, 2012

Anti-nosotros.

Yo nunca le seguiría. Por anti-nosotros. Ya se sabe. Entre sus planes está la desmantelación del sistema público. Yo nunca le seguiría ni aunque me condujese a la independencia. Por anti-nosotros. 

14 octubre, 2012

Grandes.

Mi primo y yo ganamos las entradas llamando a un programa de radio. Mi entrada a la gloria consistió en adivinar el nombre del líder de la banda -para un seguidor, era fácil-. En aquella noche, creo recordar, de mil novecientos ochenta y nueve, el grupo de personas no superaríamos el medio millar. El concierto fue en la Sala Capitol. Entre los músicos y el público no había nada, nada nos separaba. De hecho, al final del concierto la gente acabó subiéndose al escenario. Yo no recuerdo qué hice. Por entonces ya me parecían grandes, dignos de imitar. Con el paso del tiempo, sencillamente me parece extraordinario lo que les ha ocurrido a esta banda. Anoche tocaron frente a quince mil personas. La entrada no me la regalaron y entre los músicos y el público había una insalvable fortificación. Ya no son lo que eran. Ninguno de nosotros somos lo que éramos. Durante muchos días estuve imaginándo la puesta en escena -yo siempre quise tocar en una banda de rock como la de Roberto Iniesta y llegar a la multitud-. Durante muchos días intenté adivinar cuál sería la primera canción -de los conciertos, el primer tema, el momento en el que los músicos salen al escenario, ese instante, me parece mágico-. Por supuesto no adiviné la canción. Tampoco lo imaginé así, como ocurrió añoche, ese instante en el que la banda se presentó ante quince mil personas. Son una banda que generan mucho dinero y que la gestión de sus espectáculos multitudinarios es cuestionable. Pero eso no me impide disfrutar del espectáculo. Extremoduro, grandes.

12 octubre, 2012

Romanización al estilo Wert.

Este pistolero al que le regalaron una cartera de ministro y al que le escriben los guiones que posteriormente se limita a vomitar en el hemiciclo -qué vergüenza-. Este pistolero Wert pretende pasar a las páginas negras de la historia poniendo en marcha o continuando un proceso de romanización a su estilo o al de estos fachas que han apoyado sus asquerosos culos en las ansiadas poltronas -perdón por lo de 'fachas', entiéndase falsos demócratas-. Españolizar a los alumnos catalanes. Una bala más disparada por este soldado sin escrúpulos. Pobre diablo. En la ficción, el día menos pensado le marcarían la cara en una cantina maloliente o le descerrajarían dos tiros en alguna calle desierta de cualquier poblado de su querida Una, Grande y Libre.

Preocupación.

Pasan días enteros sin que me acuerde de Aldea Moret. Hoy no es precisamente un día de esos.

No cerramos.


Cada día me parezco más a los chinos.

10 octubre, 2012

Miseria.


Últimamente vengo observando con más detenimiento lo poco delicadas que somos las personas en la ciudad -algunas más que otras-. De las personas que conozco, todas participan. En mayor o menor medida, todas contribuyen a contaminar y a ensuciar. Los caballitos de metal quedan justificados especialmente por motivos laborales. Lo podemos justificar todo. El aire acondicionado. Los chicles en las aceras. Las colillas repartidas por todos los rincones de la ciudad. Las mierdas de perro. Los papeles. Mierda, en definitiva. En los pequeños gestos, nosotros somos los responsables. Al menos yo lo soy. Los políticos habrán favorecido la muerte agonizante del ferrocarril pero nadie nos obliga a ir a comprar tabaco montados en nuestro motor diésel contaminante. Este verano, una vez más, he comprobado qué buen trabajo hicieron los alcaldes de la costa mediterránea. Vendieron su alma al diablo para que nosotros pudiésemos asomar nuestras narices y contemplar el mar a tan solo cincuenta metros de distancia. Lo hicieron por nosotros. Para favorecer nuestro descanso. No creo que vuelva a desenterrar ni una sola puta colilla más. Me divertí un rato. Pero creo que no volveré. A lo mejor hoy no estoy muy optimista. Será eso. Reconozco que esta mañana me han saltado las lágrimas. Dos millones de personas que viven en este país no cuentan ya con ningún ingreso oficial. La mierda moral -la que pasean, entre otros, esos ministros mediocres en sus carteras y en sus mentes- creo que es peor. Un chicle, con paciencia se puede llegar a arrancar del suelo.

07 octubre, 2012

Pijos ácratas, reformistas...

Pijos ácratas, reformistas, personas con la voluntad manipulada. Es lo propio de una persona como yo: contradictoria, impura en cuanto a ideales se refiere. Por lo demás no me identifico con las sectas de ninguna clase. Y las jerarquías, ya se sabe. Son todas una porquería. Hoy hemos vuelto a salir a la calle.

04 octubre, 2012

Decadencia política.

Lo ha dicho un juez. Un juez ha hablado de decadencia política refiriéndose a la clase política española. El PP y el PSOE se han sentido heridos y han salido al paso de sus instituciones "democráticas". Las instituciones puede que existan. La Democracia, no.  No hace falta que lo diga un juez aunque está bien que lo reconozca públicamente. Decadencia política. Solo un necio podría negar semejante realidad.