30 septiembre, 2012

Acerca de la violencia.


El humilde pueblo mexicano de agricultores todavía no lo sabía. No sabían que después de Calvera -Eli Wallach- vendrían otras personas malas. Personas malas en ese mundo en el que precisamente los buenos no son tan buenos y los malos no lo son tanto. The Magnificent Seven (1960), no supera la realidad y refleja lo absurdo -desde la ética- de emplear la violencia como estrategia. En la actualidad, el director hubiese lanzado otra idea. Un mensaje más humano, más ético y más constructivo. Al estilo de Colombia. Al estilo del País Vasco. Ellos tampoco lo sabían. Aunque tarde, las cabezas más pensantes y las que han podido superar el sectarismo más aterrador han sido capaces de hacer otros planteamientos que superan al de la violencia. Adiós a las armas.  

28 septiembre, 2012

Mi última tarde.

Mi última tarde. Todavía no sé cuál será mi compromiso a partir de ahora. En todo caso, será complicado recuperar la dedicación que le tuve a la Cultural de Aldea Moret. Esta noche terminamos de ver Los siete magníficos. Preciosa banda sonora para este día que acabará.

Mi último día.

Estoy disfrutando de mi último día de excedencia. La que comenzó el seis de octubre de 2011. ¡Cómo pasa el tiempo! Parece que fue ayer. Hoy el día estaba precioso. Durante la noche ha llovido. A primera hora de la mañana, también. El tiempo que he estado en la calle, el cielo encapotado y amenazando lluvia. Es motivo de celebración. 
La mañana de hoy he intentado que sea diferente, algo especial. He llevado a los bebés a la escuelina. He ido a desayunar a la churrería del barrio. Dos churros, un chocolate y un zumo de naranja natural. Nunca suelo desayunar en la calle. Será por esta razón por la que todo me ha sabido tan rico. He ayudado a un amigo a pegar unos carteles -está intentando alquilar una plaza de garaje-. Me he cortado el pelo. Cada vez que me corto el pelo me siento como nuevo. El uno de octubre de 1916 se inauguró la peluquería que frecuento. Han pasado muchos peluqueros por ella. Hubo uno que subía al palacio a servir a Franco. Lástima, fue una excelente ocasión para dejarse llevar por ese instinto salvaje, animal. Ese día la cuchilla y la mano del que la portaba pudieron pasar a la historia como héroes. Al atravesar la plaza me he encontrado a un político. Es el que aparece en la foto de arriba. El político ha sido el único que no ha evolucionado en la especie. Solo de esta manera se pueden entender declaraciones como las que estoy escuchando estos días: la policía se ha comportado de manera impecable al defender lo que denominan "democracia" a base de sembrar el miedo y de reventar cabezas; Rajoy felicita a la mayoría silenciosa que no se manifiesta en las calles y no aparece en los telediarios. Lo dicho, monos. Peor que eso. Ni monos. Al llegar a casa he acabo de leer La muchacha de las bragas de oro -me siento orgulloso de forma parte del universo literario de Juan Marsé-. Para pasar el rato y mientras sonaba Elvis Perkins, he leído el Anteproyecto de ley orgánica para la mejora de la calidad educativa. El título es pomposo. Ignoro las anotaciones al margen que haría la Mariana de Juan Marsé. A mí solo se me ocurre una: ni el título se puede aprovechar. Por favor, arrogad el documento a la basura, sin reciclar, con el resto de la mierda.

26 septiembre, 2012

Día triste.

La persona que ha subido el vídeo estará orgulloso de ello. Este mundo está loco. Sí, terror de estado, violencia estructural, políticos psicópatas. Si la respuesta a todo esto es la que ofrecen estos personajes -con o sin uniforme de poli-, conmigo que no cuenten.

17 septiembre, 2012

De paseo.


La recompensa.

Hoy he vuelto a ver al señor López. Ha bromeado acerca de la gran cantidad de botellas de agua que llevaba. También me ha regalado un chiste de chicos de supermercado. Me ha preguntado si sabía lo que llevaba entre las piernas Margaret Thatcher al abandonar el número 10 de Downing Street. ¿Sabes quién es Thatcher, no?, he asentido con la cabeza. Un corte inglés. He sonreído pero más él sacando a relucir su gran dentadura amarillenta. Lo que me ha parecido más interesante ha sido lo del poli. Hace unos días un madero perdió un bolso -placa incluida-. Había ofrecido una recompensa. La cartera ha aparecido en el supermercado del señor López. Ahora le veo cómo intenta repartirse los cincuenta euros del motín con una de sus compañeras. Le reprocha que no quiera repartir el dinero con todos los compañeros. El señor López argumenta que no tiene tiempo para tomar unas copas después del trabajo. Buen intento. Creo que los chistes se le dan un poco mejor.

07 septiembre, 2012

El susto.

Hoy hemos podido atropellar al ínclito Franquete. Club de seguidores. Mundo del humor. Seguidores sin más. Tranquilidad. No ha llegado la sangre a la calle Caleros -en la que nació el mítico personaje y en la que se bañan con aguardiente-. Ha quedado todo en un susto. Semáforo en rojo. Al otro lado de la calle, frente a nosotros, se haya Franquete. Habla de manera distendida con un fiel seguidor, posiblemente. Semáforo en verde. Iniciamos la marcha con el carrito. Siempre en línea recta, al menos lo intentamos. Nos distraemos, seguramente. El famoso personaje también se distrae, seguramente. El asunto queda en nada. Con gran habilidad, ambas partes corregimos nuestra trayectoria. Creo recordar que el popular personaje masculla algo. Para dónde estabas mirando. Yo también mascullo algo. Andabas abstraído del mundanal ruido saboreando los elogios de tu adiposo interlocutor. Club de seguidores. Mundo del humor. Seguidores sin más. Tranquilidad. No ha pasado nada. Un simple susto. 

06 septiembre, 2012

Lo mejor.

Ignoro lo que será mejor para el resto de bebés. Para los que estamos criando nosotros, ha sido lo más acertado. Acaban de cumplir once meses y siguen mamando de lo lindo. Para mí ha sido lo mejor que les ha podido pasar. Tener una madre que les ha tenido devoción absoluta durante casi un año entero. Tener una madre que les sigue amamantando. Como anécdota. Un pequeñito palo en la rueda. Llevan onces meses alimentándose con leche maternal -hasta los seis meses de manera exclusiva-. A la industria no le afectará mucho. Aunque imagino que si sumanos todos los botes de leche que no se llegan a vender gracias a la alimentación con leche materna, sumarán un buen puñado de dolares, americanos por supuesto.

Señor López.

Hoy he vuelto a ver al señor López. El calor apretaba. Las garrafas de agua me reventaban los brazos. Nadie nos presentó. Suelo fijarme en los adornos. Las letras aunque pequeñitas no me pasaron por alto. Sr. López. el jamón. Hoy también tiene las gafas en la punta de la nariz y al sonreír muestra su enorme dentadura coloreada por la nicotina. Trabaja en un supermercado que se publicita como 100% andaluz. Supongo que será en el capital, en los accionistas. Una vez dentro puedes encontrar unas sandalias fabricadas en Asia. Hoy se ha acercado con unas golosinas. Le he dicho amablemente que todavía no comen chucherías. Yo tengo un sobrino de ocho meses que se hincha a golosinas. El agua que he comprado respondía a ese criterio localista del supermercado.

Todo pasa.

Todo pasa. Me lo contó hace once meses. Tenía razón. Todo pasa. Lo bueno. Lo menos bueno. Lo malo. No hay manera de pararlo. Entonces sentía que tenía por delante todo un año. Y lo tuve. Pero quiero más. Más años como el que pronto pasará. Ignorando lo desfavorable. No emplear energía en lo accesorio. Mirando para otro lado. Todo pasa.

Viene a la ciudad.

THE NEW RAEMON llega a la ciudad el veintiuno de septiembre.