25 octubre, 2012

Pueblos.

Ni Bundó, ni Sendra, ni Fusam. Tampoco Palau. Ninguno de los cenetistas de Si te dicen que caí apoyarían las acciones del señorito. Tampoco las de su partido. No. No estoy obsesionado con este tipo. Que pregunten a la gente lo que quieren. De eso se trata. Que pregunten y que se haga lo que la gente decida. Claro. La libertad de los pueblos. Ya se sabe. Adelante. Simplemente le vi el otro día en la televisión. Es un líder negativo. Justifica el saqueo de los pueblos. Anhela el suyo. Con su bandera. Con su saqueo. Con un ejército mercenario. No le tiembla la voz. Se muestra seguro en su farsa. Defiende la Europa del capital. La misma que nos roba el derecho a obtener una mejora en los servicios públicos. Se erige como soldado y reivindica una bandera -si la historia se repite, alguien se la quemará mientras sonríe-. Una entrevista. Me cabreó, claro está. Me hace dudar dónde queda ahora. Una, Grande y Libre. A qué lado del Ebro. A los dos. Que pregunten. Tienen que preguntar. De ideología nada. Intenta desvincularse de la derecha rastrera. A lo mejor tiene razón. Ya no les queda nada. Ni ideología tienen. Solo les queda defender las puertas que encierran el dinero. Nuestro dinero. Menuda estafa. Miente compulsivamente y quiere su bandera. Su bandera, claro. La bandera de siempre. La del dinero. La libertad de los pueblos. La libertad. Que pregunten. Ya es tarde. Les han hecho mucho daño. Lo que me pasa es que no quiero que personas así lideren algo tan importante. Algo que no les pertenece. La libertad de un pueblo. Tenía que ser él. Él, que va en contra de un pueblo. A pesar de todo le siguen miles de personas. Fuera complejos. Digo y hago lo que me apetece. No demonizo al señorito Mas. Qué estupidez. Tendrán la conciencia manipulada. Sí. Un día me lo soltaron a mí. Tienes la conciencia manipulada. Entonces descubrí que tampoco él se libraba. También él enjuiciaba.

No hay comentarios: