06 septiembre, 2012

Señor López.

Hoy he vuelto a ver al señor López. El calor apretaba. Las garrafas de agua me reventaban los brazos. Nadie nos presentó. Suelo fijarme en los adornos. Las letras aunque pequeñitas no me pasaron por alto. Sr. López. el jamón. Hoy también tiene las gafas en la punta de la nariz y al sonreír muestra su enorme dentadura coloreada por la nicotina. Trabaja en un supermercado que se publicita como 100% andaluz. Supongo que será en el capital, en los accionistas. Una vez dentro puedes encontrar unas sandalias fabricadas en Asia. Hoy se ha acercado con unas golosinas. Le he dicho amablemente que todavía no comen chucherías. Yo tengo un sobrino de ocho meses que se hincha a golosinas. El agua que he comprado respondía a ese criterio localista del supermercado.

No hay comentarios: