07 septiembre, 2012

El susto.

Hoy hemos podido atropellar al ínclito Franquete. Club de seguidores. Mundo del humor. Seguidores sin más. Tranquilidad. No ha llegado la sangre a la calle Caleros -en la que nació el mítico personaje y en la que se bañan con aguardiente-. Ha quedado todo en un susto. Semáforo en rojo. Al otro lado de la calle, frente a nosotros, se haya Franquete. Habla de manera distendida con un fiel seguidor, posiblemente. Semáforo en verde. Iniciamos la marcha con el carrito. Siempre en línea recta, al menos lo intentamos. Nos distraemos, seguramente. El famoso personaje también se distrae, seguramente. El asunto queda en nada. Con gran habilidad, ambas partes corregimos nuestra trayectoria. Creo recordar que el popular personaje masculla algo. Para dónde estabas mirando. Yo también mascullo algo. Andabas abstraído del mundanal ruido saboreando los elogios de tu adiposo interlocutor. Club de seguidores. Mundo del humor. Seguidores sin más. Tranquilidad. No ha pasado nada. Un simple susto. 

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues sí que me he reido; y mucho.
Muchos besos.
Geles.

JuanJesusTato dijo...

Besos ;)