30 septiembre, 2012

Acerca de la violencia.


El humilde pueblo mexicano de agricultores todavía no lo sabía. No sabían que después de Calvera -Eli Wallach- vendrían otras personas malas. Personas malas en ese mundo en el que precisamente los buenos no son tan buenos y los malos no lo son tanto. The Magnificent Seven (1960), no supera la realidad y refleja lo absurdo -desde la ética- de emplear la violencia como estrategia. En la actualidad, el director hubiese lanzado otra idea. Un mensaje más humano, más ético y más constructivo. Al estilo de Colombia. Al estilo del País Vasco. Ellos tampoco lo sabían. Aunque tarde, las cabezas más pensantes y las que han podido superar el sectarismo más aterrador han sido capaces de hacer otros planteamientos que superan al de la violencia. Adiós a las armas.  

No hay comentarios: