23 junio, 2012

Richieu.

De acuerdo. No tengo remedio. Le digo. Hace unos días encontré este libro. La carátula me atrapó. El resto me llenó de alegría y de tristeza. De amor y de odio. He vuelto, ya lo sé. Me resultó fácil atravesar la puerta. La de salida no existe.

No hay comentarios: