09 mayo, 2012

La criminalización de la razón.



Hace un mes aproximadamente tuve un breve pero intenso encuentro con uno de los héroes de carne y hueso que han hecho historia en nuestra tierra al impedir la construcción de una refinería de petróleo. Me contaba que habían sido capaces de superar la criminalización a la que habían sido sometidos, desde el primer día, por el gobierno regional socialista. Superar la criminalización no es fácil y no todos los movimientos logran superarla. Es fácil de entender: ¿qué personas tienen la capacidad de soportar durante ocho largos años una acusación falsa como la de haber agredido al alcalde de tu ciudad?. Solo héroes de carne y hueso. Personas humanas que luchan desinteresadamente por el interés general. Al fin y al cabo, personas. Todo lo contrario a los protagonistas que firman, una vez más, las páginas más negras de la dictadura en la que vivimos. Estos miserables piden para sí mismos libertad de prensa para criminalizar, con la intención de que cunda el desámino y el miedo en la sociedad civil concienciada que ha pasado a la acción. Siendo el fin último y macabro de estos siervos del sistema criminal que camuflan su actividad bajo un diario o periódico, el quitar de las calles a la sociedad civil para que los saqueadores  hagan y deshagan a su antojo.

No hay comentarios: