27 marzo, 2011

Tendrás que hacer algo, no te vas a pasar toda la vida así

Tito y yo ya estábamos en la universidad, en nuestro primer año de carrera. Marquitos, con el fin de prepararse la selectividad, iba de oyente a algunas asignaturas de COU, una de ellas era literatura. Y claro, el muchachito seguía con sus temores. Marquitos siempre cuenta todo esto con mucho aplomo y con una sonrisa. A pesar de que nunca había hablado con aquel profesor le caía muy bien. Un día, al finalizar la clase, sintió la necesidad de hablar con él. Cuenta Marquitos que, de alguna manera, quería pedirle disculpas por no participar en su clase. En realidad lo que buscaba es que alguien le ayudase. Del nerviosismo que tenía encima nunca logra recordar las palabras que pronunció exactamente. Lo que sí recuerda bien y aquí es cuando Marquitos sonríe, es lo que dijo aquel profesor: tendrás que hacer algo, no te vas a pasar toda la vida así.
Marquitos fue durante un mes a un logopeda y el asunto se solucionó. Dejó, poco a poco, de tener pánico y hoy día es un tipo bastante seguro que podría hablar en cualquier tribuna del mundo.
Marquitos continúa dándole las gracias a aquel profesor.

Aquel profesor era y es Santos Domínguez.

...

En el instituto el temor a leer era ya enfermizo. Marquitos palidecía pero seguía ahí, haciendo frente a la ruleta rusa. Ese profe nos caía muy bien. Nos hacía mucha gracia cuando escribía en la pizarra y se ponía hasta arriba de tiza. Solía llevar chapas dispares. Un día nos llamó la atención una chapa con una hoz y un martillo. Nos comentó que no la llevaba por nada en especial. Otro día podía llevar una chapa de la ONCE. Los viernes a última hora tocaba comentario de texto. El profesor sacaba un listado y al azar elegía a uno para que leyese. Esto casi siempre era así porque, en general, no había voluntarios para la lectura. La cara de Marquitos era de pánico. Nunca le tocó leer. Solo en el recreo, detrás del aula de exámenes, mientras compartíamos un bocadillo de tortilla, solo allí, se relajaba. Tito, otro amigo en común, también quitaba hierro al asunto hablándonos de las paráfraxis barbales.

Pánico auténtico. Pánico a que algún gilipollas de la clase se descojonase. Porque la gente se descojona de estas cosas. Ni los profesores se libran, por lo menos aquel que tuve en tercero de BUP. Recuerdo que las erres tampoco las pronunciaba bien y la peña se reía de lo lindo. A Marquitos, claro está, no le hacía ni puta gracia.

Mala Puta.

En admiración a Mark Oliver Everett, vamos a llamar a nuestra maestra del cole, Mala Puta. Un día en clase, el que más tarde sería el güelo, alteró el aula. Simplemente intentó hablar con Marquitos que se sentaba delante de él mientras Mala Puta daba su lección magistral. Entonces la señorita se acercó hacia Marquitos. Le dijo que se quitase las gafas y a continuación le arreó una buena hostia en la cara con la palma de la mano abierta. Yo que estaba en otra de las filas agaché la cabeza al igual que el resto de niños.

Para todos esos puretas que añoran los viejos tiempos, lo de antes no era respeto. Se trataba de miedo. Y si agachábamos la cabeza ante las injusticias era porque éramos unos críos y nos dolían las hostias que nos daban en nombre de esa ¿educación? de mierda.

26 marzo, 2011

...

Marquitos dio muchos tumbos, alguno más que yo. En el cole le preguntaron si quería repetir. Dijo que no. En BUP repitió primero. Hasta tercero no volvió a repetir pero siempre arrastraba asignaturas de otros cursos. Hizo COU por hacerlo e intentó superar la selectividad. Suspendió. Como al año siguiente no tenía nada que hacer, se piró a la FP con un amigo en común. Sabía que el maestro de escuela no tenía ni puta idea pero lo mismo allí encontraba su destino. Nada más lejos de la realidad. A mitad de curso dejó aquello para prepararse de nuevo el acceso a la universidad. Entonces volvió al instituto de oyente. Y las clases de literatura, más bien el profesor, le cambiaron la vida.

...

Ayer se marchó a Barcelona. En la inauguración del Embarcadero vimos a algunos viejos amigos de la infancia con los que tenemos ya muy pocas cosas en común. Le sorprendió en especial ver a Paula. Y una vez más le hizo gracia ver a los buscadores de votos mezclados entre la buena y humilde gente del barrio. Me contó que a más de uno de esos que vestían con chaqueta les molestaría el bullicio, en definitiva, la gente de barrio que damos voces pero que también, algunos, les dan el voto, un voto que utilizan luego para cosas muy feas. Por ejemplo, se vuelven unos cobardes por no saber pararle los pies a los bancos que están dejando a familias enteras tiradas en la calle al no poder hacer frente a la hipoteca. Marquitos se licenció en Geografía e Historia pero antes dio muchos tumbos. Pronto se fue a vivir a Barcelona. Ahora vive en la calle Tallers. En alguna postal me ha contado que en esa calle vivió Roberto Bolaño. El otro día me contaba que continúa de profe con una interinidad. Cuando no trabaja devora libros y pasea por las calles. A mí pregunta de siempre, siempre responde con lo mismo: infame campaña de los nacionalistas españoles contra los catalanes. Nunca le he entendido muy bien.

...

Marquitos se ponía rojo y tartamudeaba cuando le tocaba leer. Por aquellos entonces, como un valiente, afrontaba la situación y leía. A mí me parecía que no leía mal. Claro, se lo decía yo que no era precisamente un rapsoda. Por cierto, a Marquitos, ya en el instituto, le llamaban el rapsoda. Menuda puta gracia.
A mis padres, un maestro de la vieja escuela les recomendó que lo mío era la FP, en concreto la automoción. Por lo visto, el jodido capullo me conocía muy bien y debió pasarme algún estúpido test de mierda para medir mi inteligencia y descubrir mis actitudes y mis aptitudes. Por cierto, ese maestro solía darnos hostias en la cabeza con un llavero que agarraba fuertemente en sus manos. Esta escena, la de los capones, la contemplaba Jesús desde la cruz. Mi colegio, el cole del barrio, era público pero también repartían buenas hostias y las clases las presidía el cristo. El maleducado rey de España también contemplaba el espectáculo desde la pared. Sí, una persona que está toda su vida de vacaciones y se pasea por el mundo dándose el gusto y el privilegio de, entre otras cosas, mandar a callar a la gente, sinceramente, eso es de ser un maleducado. De los coches, a día de hoy, lo único que me interesa es poder encontrar aparcamiento en la calle para el mío.

...

A Marquitos, cuando era muy chico, le operaron de frenillo. No pronunciaba la erre fuerte o vibrante o como se llame. Conforme fue creciendo, se fue inventando unos complejos, que acabó creyéndoselos. En la EGB, en alguna ocasión, se fugó la clase de la tarde. Esa clase en la que había que leer en grupo el libro Senda. Esa clase que dirigía aquella maestra que en más de una ocasión nos dijo a los chicos del barrio que éramos carne de cañón. Algunos, por desgracia, se lo creyeron. Marquitos no lo sé, pero yo tenía la cabeza en otra parte, muy lejos del colegio. Más tarde, por mí cuenta, he tenido que apañármelas para sacar adelante algunas de aquellas lagunas escolares. Por ejemplo, tuve que aprender las reglas básicas de ortografía bien mayorcito. Incluso hoy día, algunas, muchas, no las tengo clara aún.

...

Marquitos no paraba de reírse. Ves, te lo he dicho. Las prisas. Han inaugurado el chiringuito y no les ha dado tiempo a construir una pasarela. Luego, una vez que comprobamos la multitud que había dentro del edificio, nos dimos cuenta de que había sido prudente cortar el caminito natural de toda la vida. Las multitudes, los trenes y una Administración incompetente que todavía, en el caso de Aldea Moret, no ha sabido resolver la barrera física que suponen las vías, todo junto, puede acarrear consecuencias graves. Por ejemplo, la noche de San Juan, aquellos que el año pasado iban a la playa y el tren los arrolló...
Antes de entrar en la nave, Marquitos se acordó de aquel día, cuando éramos adolescentes e hicimos un porro con amapolas. Alvarito se lo fumó y, la sugestión o lo que fuese, le hizo flipar un rato.

...

Marcos siempre me pareció un chico tímido y un tanto indefenso aunque con el paso del tiempo ha resultado ser todo lo contrario. Es de esas personas que dicen ser tímidas y no paran de hablar o no tienen dificultad para afrontar situaciones que, a las personas que se autodefinen como extrovertidas, les cuesta mucho. Fuimos andando a la inauguración. Al llegar a la vía, comprobamos que habían cortado el paso y había que dar un gran rodeo. El paso que habían cortado era y es el paso natural de toda la vida. Es el caminito que une el pueblino de Aldea Moret con la barriada de Santa Lucía.

...

Marquitos y yo vivíamos muy cerca. Su calle era Montánchez. Compartimos aventuras, colegio, instituto e incluso alguno de aquellos primeros ligues cuando salíamos en pandilla. Había venido al barrio porque tenía unos días libres y quería ver a sus padres. Riéndose, como siempre, me comentó que se estaban inaugurando muchas cosas en Cáceres y en Aldea Moret y en toda España. Me contó que al bipartidismo le había salido el tiro por la culata. PP y PSOE habían acordado no inaugurar nada en la campaña electoral y ahora les habían entrado las prisas...Luego, me contaba Marcos, habían intentado arreglarlo solicitando que, al menos, les dejasen visitar las obras en marcha durante la campaña. La junta electoral les había dicho que de eso nada. Marcos se reía. Nos reíamos. No era para menos.

Marcos.

Estoy en el barrio. He venido a ver a mis padres. Tenemos que vernos. Marcos ya sabía que el miércoles inauguraban el Embarcadero. Sus padres viven muy cerca...Nos encontramos en la plaza, en la plaza de España de Aldea Moret. Marcos me dio un abrazo y me besó en la cara. No ha cambiado. La verdad es que siempre tuvo razón: no existe ningún motivo por el que los hombres, al saludarse, no deban besarse y abrazarse.

La calle es vuestra.

El barrio soy yo.

22 marzo, 2011

Mañana.

Esta mañana me han llamado del diario Hoy. Mañana inauguran el edificio Embarcadero y querían saber qué opinaba al respecto. Creo recordar haberle dicho que lo importante es que haya continuidad. Pero como a veces me suele pasar, seguramente habré hablado demasiado y habré mezclado ideas dispares. Mañana veré el resultado. Escucho la tele de fondo. Parece que los dichosos reactores han pasado a un segundo plano. El otro día, en la SER, un militar explicaba las virtudes de unos cohetes. Decía el belicista que si te lo proponías el cohete entraba por una ventana, todo ello estando situado muy, muy, muy lejos. Menudo macarra.
Guerra no.

10 marzo, 2011

El aniversario.

A Aris, por su lucha.

Recuerdo la terrible tragedia y dos acontencimientos importantes de aquel 2004: la derrota de Aznar y el nacimiento, en el mes de noviembre, de la Cultural de Aldea Moret. No recibí ningún mensaje. Nadie me obligó a hacer lo que hice. En realidad, sí. Me sentí obligado a salir a la calle gracias a la sinrazón de Aznar y su gobierno. La pancarta la hicimos en Aldea Moret, en la cochera. Una sábana y pintura. Por la Democracia PP di la verdad. Puede que el lema no fuese brillante pero obedeció a la espontaneidad del momento. Había que hacer algo. Lo importante era estar allí, en la calle. Lo necesario era estar ese mítico día de reflexión frente a la sede del PP cacereño. El día siguiente fue grande, memorable.

09 marzo, 2011

06 marzo, 2011

Por una Ribera del Marco Creativa.

A Manolo.

Gracias por tu gratitud y tu sonrisa.


Cáceres Creativa, sí, pero con algunas matizaciones importantes.

Por una Ribera del Marco creativa pero con matices fundamentales.

El planteamiento es bastante sencillo:

1º El agua contaminada es el problema previo que imposibilita cualquier acción o intervención de cualquier tipo (social, agrícola, técnica...) en la ribera.

2º El segundo gran problema es haber convertido el eje Fuenterocha-Fuenteconcejo-Miralrío-San Francisco en un vial o ronda interior que absorbe más de 10000 desplazamientos diarios, que son incompatibles con cualquier uso lúdico, social, productivo de la ribera.

- Abordar el problema de contaminación empieza por conocer los vertidos, empezando por los del Calerizo (pozos negros de Ceres Golf y Charca Musia) pues el agua ya sale contaminada en la Fuente del Marco y sigue recibiendo vertidos incontrolados durante todo su trayecto.

Una vez conocidos habría que empezar a solucionarlos.... ingente tarea que pasaría por grandes inversiones en alcantarillado nuevo en estas zonas "piratas" urbanas, separación de aguas en todas las urbanizaciones nuevas y empezar con las antiguas.

- Limitar el urbanismo y supeditarlo a la posibilidad de depurar sus aguas y no consentir que se utilice la ribera como cloaca... Desgraciadamente el nuevo PGM no tiene en cuenta o tiene mal calculados los vertidos de aguas fecales y no soluciona ni plantea alternativas para el tratamiento de aguas fecales de los nuevo polígonos urbanizables entre Aldea Moret y la Ribera.

- La ronda Este "virtual" que se encajó con calzador en el eje Fuenterocha-Fuenteconcejo-Miralrío-San Francisco debe restringir su tráfico parásito (llamamos así al oportunista tránsito de paso para atajar que tiene la alternativa de la ronda norte) y poner limitaciones de velocidad, de anchura para limitarlo a ambulancias, servicios, vecinos.... además ya no se van a construir los miles de viviendas previstos en el entorno de la ribera que fue el motivo de incrustar esta ronda interior con calzador.

- La otra necesidad básica de dinamizar la ribera con proyectos sociales, agrícolas, educación, sensibilización, conocimiento, innovación y todo lo que queramos, parece que se está iniciando con buenos criterios y con planteamientos aceptables pero con timidez y lentitud por parte del Ayuntamiento.

PROPUESTAS DE ACTUACIÓN ALTERNATIVAS DONDE GASTAR DINERO: Habría que buscarlas en localizar y reducir vertidos, así como valentía para adoptar medidas de restricción del tráfico parásito y fomento del transporte colectivo público barato, eficaz y de calidad en el eje Aldea Moret-Ribera-Universidad. Esto permitiría empezar a realizar acciones sociales, productivas, lúdicas, turísticas...

Ahora bien, mientras no se aborde la contaminación y el tráfico con las serias implicaciones de planeamiento urbanístico nefasto de años anteriores y la ingente cantidad de inversiones que supone su solución, parece que la ribera tiene un serio problema que no admite maquillajes.

05 marzo, 2011

01 marzo, 2011

El del disfraz.

Los poderes públicos promoverán políticas para garantizar el respeto a la orientación sexual y a la identidad de género de todas las personas.
Estatuto de Autonomía de Extremadura (Ley 1/2011 de 29 de enero) en su artículo 7.13.