19 agosto, 2011

Jueces permanentes e inapelables.

Todo el mal de nuestras instituciones policiales es precisamente que se consideran jueces permanentes e inapelables. Rodolfo Walsh. El Violento oficio de escribir. Obra periodística (1953-1977). Ediciones de la Flor. 2007.

No hay comentarios: