31 agosto, 2011

Correspondencia.

CARTA ABIERTA AL VICEPRESIENTE SEGUNDO DEL CONSEJO DE DISTRITO SUR

de David Barcenilla, el Martes, 30 de agosto de 2011 a las 0:45

En referencia a la siguiente pulicación:

http://aldeamoretexiste.blogspot.com/2011/08/los-consejos-de-distrito-existen.html

Estimado (a pesar de todo) Sr. D. Juan Jesús Tato, Vicepresidente Segundo del Consejo de Distrito Sur de la Ciudad de Cáceres (aunque no conste aún en acta):

Te llamé por teléfono, más que nada por prudencia y educación, pero como de costumbre, no conseguí hablar contigo y como de costumbre no me devolviste la llamada. Ese es el talante, así que no me queda más remedio que decírtelo por escrito, pues al fin y al cabo, por escrito y públicamente has hablado sobre mí, además, sin haber intentado previamente aclarar las cosas personalmente. Por tanto, espero que aceptes que mi opinión sobre lo que dices, también sea pública ¿verdad? Más que nada por que son muchos los afectados.

En todo caso, somos muchos los que estamos acostumbrados a recibir “ataques” constantes y por escrito de "personas independientes", refugiadas en el anonimato, o de esas que “felizmente” te encuentras y comparten tus arrojos hacia mí. Como es natural la vida real es otra cosa y eso es lo que me motiva: mis vecinos llenos de defectos y virtudes, mis amigos, las personas que participan de verdad, los que piensan en los niños de su barrio, los voluntarios que aportan cotidianamente algo, aunque sea lo mínimo a su alcance, los que me enriquecen y me dan la posibilidad de mejorar como persona y que no tienen por qué coincidir necesariamente con mis puntos de vista. En definitiva, los que me transmiten sus emociones cada día y que tengo mucho más en cuenta que cualquier opinión panfletaria e individualista, venga de quien venga.

Lamento que tu glosa vaya lejos de ese espíritu y estilo conciliador que siempre te he supuesto, precisamente cuando el trabajo de más de un año desde la Agrupación ha buscado la conciliación entre posturas para cambiar este panorama tan “chungo” de enfrentamiento entre vecinos, un año en el que me he acercado a muchos recelosos del movimiento vecinal, dándoles la oportunidad de comprobar que hay cosas que están cambiando. Muchos lo han reconocido, otros los más tercos, se cierran en banda. Allá ellos. Me decepciona que cargues contra el asociacionismo vecinal que represento y en concreto contra mi persona. Como bien dices, a ti yo no te represento, sino al grueso de asociaciones vecinales de la ciudad, aunque entre ellas siempre hubo y habrá algunas nada solidarias con el espíritu vecinal o simplemente que no estén de acuerdo con la forma de trabajar de su Agrupación, posición siempre respetable pero que no comparto. Por tanto, ostentar tu martirio por no sentirte representado por mí, es una falacia más.

No entiendes o no quieres entender el mensaje, al no aceptar que hay personas (muchas) que consideramos que las cosas deben hacerse de otra manera. No sé quien te habrá parado “felizmente” en la calle o a quién te habrás encontrado en un bar, para arremeter con mandobles al presidente de la Agrupación Vecinal, que siempre te mostró su apoyo públicamente. Quizá sea lo que tiene el compromiso, que seamos siempre los mismos los que demos la cara por otros, aunque te acaben dejando en la estacada. El compromiso molesta a no muchos, pero sí a los suficientes como para hacer ruido o convencernos de hacer el “primo”. Quizá no te hayas parado a analizar lo que se está haciendo desde la Agrupación con muchos movimientos sociales, más allá de tu “anhelada sociocultural”, entre otras cosas, para que los Consejos de Distrito sean una realidad. Mientras hay personas que “juegan” y utilizan la participación ciudadana sin conseguir absolutamente nada más que relaciones banales con la “nobleza” municipal, mientras algunos de nuestros mandatarios y mandatarias, además de sus amigos y amigas, os convencen a los supuestos activistas de la participación en sus “patios de vecina”, su falsa cercanía y su estúpida bandera de lo que es políticamente correcto, otros optamos por no aceptar esto como un juego, sino como el futuro de nuestra ciudad. Quizá no te interese ni te haya interesado nunca. Yo creía que no era así, pero posiblemente me he podido confundir.

En referencia a los intereses que dices que persigo, te ruego que lo expongas alto y claro a toda la ciudadanía, ya que lo manifiestas públicamente y de forma vehemente, para así yo poder argumentar tu falta de información sobre mis “dudosas” intenciones. Tirar la piedra y esconder la mano es una actitud que no te suponía y creo que nosotros no somos de los que escondemos la mano. A pesar de que te encuentres “felizmente” a alguien por la calle que pueda odiarme sempiternamente, reza un dicho que cuanto más apoyo te profesen los que te quieren, mayor será la inquina de los que te odian. Quizá mis planteamientos incomoden en determinados foros de opinión y algunos crean que soy “del grupo contrario”. Los fantasmas de la izquierda me ponen en la derecha y los de la derecha en la izquierda. Al final nadie quiere aceptar que a mí sus siglas me importen un bledo o que mis convicciones no tengan nada que ver con la manipulación y el dogma político, no sólo de los partidos, sino de algunas entidades sociales y “personas independientes”. Llevo unos años dejando claros mis principios, pero parece no interesar demasiado a algunas personas supuestamente “íntegras” e “independientes”, todo aquello que se aleje de la falacia de las políticas de participación ciudadana de unos y de otros.

En cuanto a la manipulación que dices que profeso, no sé si te referirás a tu nombramiento como vicepresidente segundo del Consejo de Distrito Sur, ya que quizá lo fuese gracias a las asociaciones de vecinos allí presentes ¿verdad? Digo quizá, porque el voto es secreto, pero es "vox pópuli" que a lo mejor algunas asociaciones vecinales propiciaron que salieses elegido por un sólo voto ¿verdad? ¡Qué pronto se olvidan las cosas! Por cierto, me siento muy orgulloso de haber contribuido (a lo mejor) a ello. Espero que el cargo lo ostentes con la capacidad de representación y cohesión que se merece, representando a todo el colectivo entre el cual nos encontramos muchas asociaciones vecinales, pues al parecer, la mayoría del Consejo (del que no se sabe su composición social definitiva), no parece compartir tu opinión, como lo demuestra la poca afluencia que hubo en esas mesas de trabajo programadas a unas horas demenciales. En mi caso, como buenamente puedo, intento ostentar mi representación en la Agrupación, teniendo siempre en cuenta a mis compañeros representados, que son los que me otorgaron la presidencia. Entre ellos de todo hay, y es mi labor conjugar y canalizar el movimiento vecinal de la manera más leal posible a los vecinos y por el interés general. Te digo esto, porque te encontrarás con lo mismo en tus funciones como vicepresidente segundo y en representación de TODOS los que componemos el consejo, porque en este caso, tú si que me representas a mí y al resto del consejo, a no ser que tu idea sobre la vicepresidencia segunda sea declarar lo que individualmente te de la real gana sin tener en cuenta a la Asamblea, o que antes abandones por tu propio pie para no soportarnos a los que podamos rebatir tus argumentos. Por tanto es tu responsabilidad representarnos a TODOS y no sólo a quien te encontraste el otro día ¿verdad? Recientemente hemos visto como el gobierno de la Junta de Extremadura dependía de la decisión de un representante que se debía a sus representados. Ese es el ejemplo que debemos dar y esa es nuestra responsabilidad, la mía en la Agrupación (con el apoyo de 27 asociaciones de 28 presentes), y la tuya en el Consejo (con sólo un voto de diferencia gracias a las asociaciones vecinales).

En cuanto al asocianismo vecinal, aunque sea muy heterogéneo, casposo o como lo quieras ver, aunque no te agrade, aunque esto vaya por barrios, aunque te parezca que nuestra labor no es importante y la tuya es sublime, aunque esté “de moda” hablar mal de las asociaciones de vecinos, aunque vuestro ombligo sea para algunos el ombligo de todos, te diré que me siento muy orgulloso de representar a la inmensa mayoría de mis compañeros y sus asociados en el movimiento vecinal. Nosotros estamos aquí, para intentar cambiar las cosas, con nuestros defectos, pero siempre intentando mejorar. Sin embargo, tenemos que lidiar constantemente contra los “habituales” y “felices” detractores a los que parece interesar que todo sigua igual, para justificar sus falacias y alimentar su necesidad de tener siempre enemigos en las “casposas” y “trasnochadas”, según algunos, asociaciones vecinales y sus “trepas” representantes, los auténticos enemigos del barrio, del distrito y de la ciudad ¿Hasta qué punto vamos a llegar? ¿Hasta cuándo vamos a aguantar que cualquier vecino, a su antojo personal, nos acuse de oscuras intenciones? Nos ha costado y nos sigue costando que desde las instituciones se nos respete, pero no vamos a dudar tampoco en trabajar para que nos respete cualquier vecino o entidad social que injusta y deliberadamente nos ataque.

Si alguien va a defender el interés general, sin duda, las asociaciones de vecinos serán las primeras. No esperamos apoyos de las asociaciones sectoriales y “personas independientes” que recelan de nosotros, muchas de ellas con verdaderos intereses empresariales y políticos y que sólo miran su propio interés en los Consejos Sectoriales, donde por cierto, te invito a participar, para que veas lo que se cuece. Esta sectorización mal entendida, es en parte una de las causas de la ruina municipal en todo el país y al parecer, deben ser las que según algunos, defienden los intereses de los distritos. Qué Candidez.

Mis formas pueden ser muy distintas a las tuyas, pero te aseguro que estoy tan comprometido en el funcionamiento de los distritos como tú. Sin embargo uno considera que ya han sido suficientes los "paripés", como el del Reglamento del Autobús, por decir el más reciente ¿te acuerdas? Los mismos que nos tomaron el pelo a ti y a mí y a media ciudadanía, hicieron lo mismo con los Consejos de Distrito... Lamento que olvides tan pronto y opines que yo dinamito la participación. Es tu opinión. Cada uno tenemos una forma de reivindicar los Distritos o lo que sea. Bastante tuve en su día con soportar la soberbia de un concejal a sueldo cargando contra mí en una visita de cortesía (menuda desfachatez por su parte), por plantarle cara a su gobierno municipal en esta gran mentira que es la participación ciudadana. Bastante tuve con soportar a una maleducada en tu presencia, cuyo único fin, posiblemente fuera lucrarse a costa de unas mesas de trabajo de los distritos, mientras otros dejábamos nuestro trabajo y nuestras familias por asistir en intespestivas horas a esas insípidas reuniones de trabajo de las que hablas y de las que dices que se han sentado las bases. Las bases las sentaremos el Consejo democráticamente y en la forma que digamos la mayoría. Tú dices que los Consejos están constituidos. Yo digo que lo dejaron para hacer propaganda de campaña electoral. Tú dices que funcionarán. Yo te digo que hubo dos años para constituirlos y que aún no lo están y la prueba más evidente la tendrás en los presupuestos municipales de 2012, porque técnicamente no hay posibilidad. Ahora quizá echarás la culpa al PP porque no los saque. Yo, que no milito ni hago proselitismo de ningún partido, te digo que ni PSOE ni PP lo hicieron porque no lo quisieron priorizar. Así que tanto monta monta tanto, El PP, el PSOE como Fernando. Lo realmente peligroso es la persecución que sufrimos los líderes "negativos" (como tú dices) por personas claramente alinedas en fuerzas políticas. Yo sí hago política, claro, política vecinal. Esos son mis únicos y oscuros intereses y a quien no agrade esto, le recomiendo dedicarse a coger margaritas o a meditar.

No entiendo a qué viene decir que la Agrupación no te representa. Faltaría más. Ya te lo he dicho anteriormente. La Agrupación representa a sus 31 asociaciones vecinales y mientras tanto, 27 de 28 presentes, me dieron su apoyo en su asamblea correspondiente, con luz y taquígrafos y la presencia de personas que conoces aunque no te las encuentres “felizmente” por la calle. Desde entonces, sólo me ocupa representarlas y no representarte a ti, por ejemplo. Yo no represento a personas que por su cuenta se levantan con su individualismo para arreglar el mundo, sino a grupos de personas unidos por un fin común tras un debate social. Por tanto, como te lo he repetido dos veces, ya lo tienes claro, si es que no lo tenías ya.

En referencia a los ciudadanos independientes, hay que decir públicamente, que en TODOS los Distritos, y como manda el Reglamento, hay personas a título independiente y asociaciones. Es una casualidad que en TODOS los distritos, estas personas independientes estén claramente alineadas con determinados partidos políticos ¿verdad? Entre ellas por supuesto mayoría de PP y PSOE, pero tampoco se escapa IU ¿verdad? Por eso considero que lo que se ha hecho es controlar políticamente los distritos. A ti eso parece no importante, te puede parecer una anécdota sin importancia. A mí y sobre todo, a quienes represento, nos importa mucho, porque los políticos ya tienen su sitio en el Ayuntamiento. He dado la cara por no involucrarme políticamente con nadie para defender la independencia de las asociaciones vecinales. Si algún día dejo esto, me dedicaré a hacer política si me viene en gana, mientras tanto el que me señale que me diga hacia donde estoy mirando si es que tiene un poco de vergüenza. No por ello voy a dejar de comprometerme por unos distritos democráticos y participativos, pero antes que nada deben estar unidos y creo que te has encargado de separarlos un poco más. Por lo que veo la unión social de un distrito debe ceñirse a tu criterio y al de la persona que “felizmente” te encontraste. Según el movimiento al que represento, la unión social debe ceñirse a lo que decida la mayoría social, a la que dices que manipulo. ¡Cuánto poder me das! No sabía que un presidente vecinal fuera a ser tan influyente en todo un Consejo de Distrito y menos aún con las zancadillas que hemos venido padeciendo.

Quiero pensar que lo que has dicho es el resultado de un “calentón”, porque si no tuviese referencias de ti, créeme, tendría todo el derecho a desconfiar claramente sobre tus intenciones. Espero que reconsideres tu postura y que te des cuenta de que no ha sido hábil decir lo que has dicho y que has perjudicado enormemente al Consejo del Distrito Sur, pues lejos de unir, has abierto más una brecha que a muchos interesa para poder argumentar sus arrebatos contra el movimiento vecinal. Te felicito. Ciertamente, uno piensa que igual ese sea tu interés. Por cierto, no fui a las sesiones de trabajo del Consejo por motivos bien justificados y conocidos por todo el mundo. No estaría mal que antes de tildar a nadie de poco comprometido te hubieras informado. Puedes preguntar en mi entorno, aunque quizá te suponga bajar de la nube y aunque esté mal que yo lo diga. Por cierto, yo tampoco te vi en las Jornadas de Participación de este año, pero no por eso voy a resarcirme diciendo que no fuiste porque no te dio la real gana. Tus motivos tendrías ¿verdad? Habría sido interesante para ti, conocer de primera mano lo que se piensa de lo que dices sobre la participación ciudadana, aunque según parece te lo ha contado algún “espectro” en un encuentro “feliz”. Se aprende mucho escuchando y compartiendo inquietudes, llamando a las cosas por su nombre y quitándonos la máscara.

Como ves, esta es una larga carta. Quien me conoce sabe que no perdería el tiempo en explicaciones a necios. Quien me odie, te dirá: Ese es un gilipollas. Tú decides, vicepresidente segundo.

Afectuosamente.

David Barcenilla Asensio

Moralja: "Líbrame del toro manso, que del bravo ya me libro yo..."

No hay comentarios: