07 agosto, 2011

Carta abierta al Señor Albino Navarro.

Señor Albino Navarro, sus palabras respecto a la sanidad pública extremeña, me generan mucha desconfianza: Vamos a podar lo accesorio. Usted ha sido Director Territorial del INSALUD en la Comunidad de Madrid en el primer gobierno de Aznar. Usted sabe muy bien cómo funcionan las cosas en Madrid. Con podar lo accesorio, Señor Albino, no nos engañemos, Usted no se refiere únicamente a que el paciente se pague su comida. Se refiere a mucho más. Por esta razón, sus palabras y su partido, me generan desconcierto, desconfianza y rechazo.

Señor Albino, como este tema es muy complicado y como su intención es la de mejorar el servicio público de salud en Extremadura, creo que antes de liarse a tijeretazos, lo mejor es que se dedique a escuchar a todo el mundo. Incluso a los ciudadanos como yo. Que aunque no coincidamos en ideas, vivimos en la misma tierra y ambos debemos contar con la mejor sanidad pública que podamos.

Los ciudadanos ¿Qué podemos hacer los ciudadanos para mejorar el sistema público de salud extremeño?

- Hacerle caso al médico de familia y no rogarle para que nos recete antibióticos cuando no lo necesitamos.
- En el momento del parto, llevar de casa lo necesario. En el momento de abandonar el hospital, no robar pañales.
- No colarnos en los hospitales a la hora de la visita y respetar el horario de descanso del resto de enfermos. No lo olvides: estás en un hospital y no en el salón de tu casa viendo un partido de fútbol.
- Acude a urgencias solo cuando sea necesario. Si tú médico de cabecera te recomienda que no es necesario que te vea un especialista, lo mejor es que te lo creas. Si no sales convencido de la consulta, no vayas por la noche a urgencias con el fin de que te vea el especialista y te haga las pruebas que tú consideras oportunas. Si esto último no te importa y decides ir a urgencias, cuando el especialista te recomiende irte a casa, ya que, lo que te ocurre es debido al estrés o a la ansiedad, hazle caso y abandona la sala. Desiste. Si decides continuar, ten por seguro de que conseguirás todas las pruebas que quieras. Parece ser que ese buen médico de urgencias con ese buen criterio (márchese a casa y relájese, el dolor en el pecho es debido al estrés), está solo, ya que, su superior con el fin de que el ciudadano hipotéticamente fallezca o con el fin de que el ciudadano no les monte un espectáculo, optan por congestionar las urgencias con el derroche económico que ello supone. Por lo tanto, si tu hipocondría, tu cabezonería o lo que sea, te hace aparecer por urgencias, trata con todo respeto al personal sanitario que te atienda, ya que, probablemente no estarán protegidos por sus superiores como debieran.

Los médicos ¿Qué podrían hacer los médicos para mejorar el sistema público de salud extremeño?

- Organizarse en asociaciones y hacerle frente a los visitadores médicos. Ya existen visitadores médicos que hacen campañas agresivas con el fin de vender las pastillitas de la industria farmacéutica que les da de comer. Por cierto, que los visitadores médicos también pidan cita para ser atendidos por ustedes: está muy feo colarse. La industria farmacológica ha llegado a inventar enfermedades con el fin de hacer ricos a sus inversores. Por esta razón, hay que desconfiar de los visitadores médicos, ya que, representan los intereses de una industria que genera mucho dinerito. La relación entre Ustedes y nosotros tiene que estar libre de estos intereses crueles y de estos señores que han hecho una auténtica fortuna a costa de nuestra salud: al inventarse enfermedades, crean enfermos. Y luego nos venden la fórmula mágica: las pastillas que ellos mismos fabrican.
- Mantenerse firme ante el paciente que demanda amoxicilina. Una gripe, en siete días.
- Recetar genéricos a toda pastilla. En una campaña pasada nos contaron que lo importante era el principio activo y no la marca. A la industria farmacéutica no le hará mucha gracia. Que se fastidien.
- Ir más allá del síntoma. El ibuprofeno podrá calmar el dolor de cabeza que provoca la sinusitis. Una dieta en la que se reduzca el consumo de sal, el azúcar y la leche (aumenta la producción de moco) puede ser también beneficiosa.

El político ¿Qué puede hacer el político para mejorar el sistema público de salud extremeño?

- Si no sabe qué hacer, mejor no haga nada.


- Cuando os acordáis de Alemania, solo lo hacéis para lo que os interesa. Parece ser que allí, por ejemplo, la homeopatía es bien considerada en el sistema de salud.

- No aliarse con la industria farmacológica, ya que, son unos buenos elementos.

- Más médicos. Necesitamos más médicos en la ciudad y en el ámbito rural.

- Escuchar a los médicos que están a pie de cañón, ya que, ellos son los que más saben de todo este asunto.
- Acabar con las listas de espera.
- Abrir los hospitales por las tardes para que los especialistas nos puedan atender. Si existe mal rollo entre vosotros, arreglarlo. A los ciudadanos nos puede interesar poder visitar al especialista también por la tarde si con esto se reducen las listas de espera.
- No aplicar en Extremadura el modelo de sanidad de Madrid o Valencia.
- Finalmente, si Usted está dispuesto a agarrar la tijera de podar, intente apostar por un equilibrio o por no olvidarse de las personas más necesitadas. Abandonar el modelo de sanidad público extremeño y apostar por otro contrario, sin duda alguna, afectará a los de siempre. Usted lo sabe perfectamente. Con la privatización, el que tiene dinero, puede acceder a los servicios pagando y el que no tiene dinero...

No le ocupo a Usted más tiempo.

Gracias por su atención.

Salud y buenos alimentos, Señor Albino Navarro.


No hay comentarios: