02 agosto, 2011

Cable # 2.


El edificio Embarcadero: abierto y lleno de vida y cultura.

El Embarcadero ha servido estos meses para que se hable de Aldea Moret desde una óptica cultural contemporánea. Ha habido gente de la ciudad y de fuera de Cáceres que se ha acercado al Embarcadero y han descubierto un barrio singular con un pasado industrial importante e interesante, y con un edificio contemporáneo pero a la vez testigo directo del rico pasado de Aldea Moret.

Consideraciones importantes respecto al Embarcadero y Aldea Moret:

- Debemos entender siempre al Embarcadero junto al barrio del que forma parte: Aldea Moret. Éste es su entorno inmediato y ninguno de los dos tiene un significado completo sin la presencia o el recuerdo del otro.

- El Embarcadero debe ser la herramienta física para salvaguardar el patrimonio industrial minero y a la vez conseguir la modernización cultural del barrio.

- El Embarcadero debe estar gestionado como un recurso público, como un centro cívico dentro de la Red de Centros Cívicos de la ciudad y con trabajadores municipales encargados de su dinamización y gestión. El Embarcadero debe albergar todo tipo de actividades culturales y otras acciones. El Ayuntamiento de Cáceres, independientemente del partido político que gobierne, está obligado a dotar de contenido el edificio.

- Cualquier evento/actividad general que tenga lugar en el centro de la ciudad debería tener siempre su apartado concreto en el Embarcadero (Por ejemplo: si llega el Womad, que uno de los conciertos o talleres sea allí. Durante el Festival de Teatro Clásico que una de las obras o actividades complementarias se desarrolle allí. En el Festival Envideo, igual..etc etc)

- El Embarcadero deber ser sede de todo lo relacionado con la cultura del pasado minero de Aldea Moret.

- En el Embarcadero deben encontrar los vecinos de Aldea Moret no solo un espacio para visitar sino también para actuar.

- Hay que lograr que los habitantes de Aldea Moret piensen siempre en Embarcadero como un primer espacio para llevar a cabo sus creaciones/acciones.

- El espacio exterior del Embarcadero ofrece casi tantas posibilidades como el interior con la ventaja añadida de ser un espacio amplio, diáfano y al aire libre. No conviene olvidar que una de las características de un barrio es estar en la calle, aunque solo sea para pasear.

- La ubicación del Embarcadero permite que los alrededores (El Barrio Minero) formen parte de la propia programación del mismo. Conocer el poblado minero y el patrimonio industrial del que forma parte el Embarcadero debe ser una tarea continua. La programación de actividades debe incluir itinerarios a los alrededores (a pie o en bicicleta), dirigida a públicos muy diversos dando protagonismo a la gente del lugar o que conocen bien la zona.

- El bar, restaurante, biblioteca, etc, no debe estar al margen de los espacios para la creación artística.

Dar continuidad a las actividades ya iniciadas en el programa El barrio soy yo:

El programa El barrio soy yo, ha marcado una línea de trabajo directo y de acción cultural y social dirigido a acercar el Embarcadero a Aldea Moret y Aldea Moret al Embarcadero, siempre en colaboración estrecha y real con todos los vecinos del barrio. La primera actividad que se llevó a cabo en el Embarcadero fue un proyecto colectivo fotográfico en el que colaboraron 50 vecinos anónimos que viven en el barrio, y la última ha sido una exposición sobre la memoria cotidiana del pasado del barrio. A lo largo de los cuatro meses en que se ha desarrollado el programa, se ha realizado una programación diferente y popular preparada en colaboración directa con todas las asociaciones y entidades que representan a los vecinos y trabajan para el barrio. Desde los más mayores hasta las minorías, han encontrado en Embarcadero un sitio nuevo, contemporáneo y diferente sin dejar también de ser histórico, cercano y familiar. Tan familiar que tiene hasta su propio huerto. Pero además de acercar a los vecinos también se ha conseguido que en todas las actividades desarrolladas participe también gente del resto de la ciudad, que es algo que se viene reivindicando desde hace tiempo. Gracias a todas estas iniciativas que se han llevado a cabo, el barrio, en su mayoría, conoce y ha visitado el Embarcadero, lo ha hecho suyo e incluso ha devuelto al barrio un cierto orgullo de vivir en él.

Por todo ello es necesario que el Embarcadero continúe abierto y que la actividad cultural que ya se ha iniciado tenga una continuidad, buscando las fórmulas necesarias para que nada de lo ya iniciado se paralice. Nunca hay que olvidar que: Un espacio cultural tiene sentido cuando logra ser un puente con la comunidad.

No hay comentarios: