06 agosto, 2011

Amor, paz y mucha felicidad.

Hace unos días apareció entre unos papeles esta invitación. Nos la enviaron a la sede oficial de la asociación que no es otra que el domicilio particular de un querido amigo. En el fondo parece que nos quieren. Ya se sabe. En Navidad, todo es posible.

No hay comentarios: