18 junio, 2011

La primera asamblea.

Ayer fue la primera asamblea de este nuevo ciclo. Ayer se lo contaba a mis compañeras. Al cabo de siete años, el desánimo está pudiendo conmigo. Ahora vuelven aquellos que ya conocimos al principio. No tengo fuerzas para afrontar y defender otro plan de trabajo desde el formalismo. Otra vez a explicar que estoy convencido de que la situación de Aldea Moret es producto del sistema social y de un modelo de ciudad que excluye a los menos fuertes. Otra vez a explicar lo anterior a un equipo de gobierno que en su programa electoral se comprometen a impulsar planes locales contra el incivismo para acabar con la impunidad de las acciones vandálicas, que tanto padecen nuestros barrios. Vale, las pintadas, la basura fuera de los contenedores. Resulta que estos viejos conocidos, su partido, por ejemplo, asocian la violencia a la inmigración. Vale, los ciudadanos tenemos nuestra responsabilidad ¿De qué están hablando? ¿Qué están proponiendo? Se apropian del voto de un sector importante de la población gitana y luego se alían con el discurso más visceral de un sector importante del barrio que centra sus preocupaciones en la basura repartida por el suelo y en las pintadas en la fachada de la iglesia. Un discurso, con fundamento para las personas que lo defienden: así lo viven y así lo expresan. Se trata de un discurso que apunta, por ejemplo, a los gitanos como responsables del incivismo en Aldea Moret. En este punto, la fundamentación de su discurso flaquea considerablemente. En nuestros barrios, además, existen otros problemas, bajo mi punto de vista, más serios. más profundos. El desempleo, por ejemplo. Unos gestores públicos que en lugar de estar al servicio de los más necesitados, se alían con los más poderosos, por ejemplo. No sé cómo saldrá de esta la nueva alcaldesa. Una vez más, ha habido gitanos que han participado de manera activa en la pasada campaña electoral del PP. Me resulta raro pero que cada persona vote a quien le dé la gana. Pero que no se dejen engañar. Ahora, los ganadores, pretenden contentar a un sector del barrio que está en contra de ellos, de los gitanos. Si alguien tiene dudas puede hojear el programa electoral del PP o tirar de hemeroteca. Por ahí anda Alicia Camacho que aunque en la Web oficial del PP dijese que la delincuencia no tiene nacionalidad, lanzó un videojuegos para matar a inmigrantes.
Al final, probablemente, una legistatura más, le haremos llegar las viejas reivindicaciones del barrio. A estas alturas, no espero nada, ningún cambio. En el fondo siento que hay que reinventarse. Aunque no hay nada nuevo en esto. Todo pasa por crear un discurso cercano a la gente y defenderlo en la calle. Un discurso en el que defendamos nuestros intereses respetando a nuestros vecinos. En este sentido, al cabo de los años, parece que me he equivocado en los planteamientos. Parece que nos hemos equivocado muchas personas: en nuestros barrios sigue creciendo un odio al diferente, un odio que emana de partidos políticos como el del PP. Como se supone que el nuevo equipo de gobierno está a nuestro servicio, en el caso de dudas, que vengan a vernos a nuestra asamblea en el día y hora que le marquemos.
Se cierra un ciclo y se abre uno nuevo.

No hay comentarios: