15 junio, 2011

Grises.

Colores. El bipartidismo nefasto ha dibujado un panorama desalentador. Opto por lo menos gris. Del movimiento social provengo y al movimiento social me debo. Por esta razón, nunca me ha interesado formar parte de las filas de ningún partido. Esto no quita que valore y respete a esas personas que sí lo han hecho. La política de partido no me interesa aunque reconozco que estas últimas semanas el juego de la democracia imperfecta me tiene entretenido. Me refiero a esto de votar y a seguir de cerca el desenlace de estos partidos mayoritarios que siento que no me representan. Pero insisto, de poder optar, opto por el menos gris. El que piensen que el PSOE es ETA, me sobra para que no presidan la Junta de Extremadura. También que se rían del abuelo represaliado de Zapatero o que en su ideología de partido, la vieja guardia, mantenga viva la memoria de Franco. En lo local. Todo lo que se ha hecho en Cáceres en estos últimos cuatro años en materia de participación, con sus retrasos, aciertos y errores, me ayudan a ver la diferencia entre el PSOE y el PP. En esto último, la Concejalía de Participación, en la recta final de la legislatura (más vale tarde que nunca), puso en nuestras manos, en la de los ciudadanos, una herramienta que tendrá sentido si la utilizamos.
Mi voto no fue un voto de castigo. Por eso ahora quiero que mi voto sirva para condicionar la política del PSOE hacia la izquierda. Creo que lo deberían intentar.
Tanto unos como otros, el bipartidismo nefasto, han dibujado un panorama desalentador.
Yo prefiero lo menos gris.

No hay comentarios: