14 mayo, 2011

Y llegó la tarde.

Y llegó la tarde. En la plaza de toros, a las cinco de la tarde, un coche con unos altavoces a volumen brutal. En campaña electoral se permite todo. Acto del PP, Elena Nevado y Monago, en la terraza del Hotel Extremadura. La cantinela me acompañó precisamente hasta el hotel. Pero la sorpresa estaba por llegar. La asamblea dio para mucho. En la primera parte recibimos a dos chicas que buscaban desesperadamente a personas para sus cursos en el Embarcadero. Después hablamos acerca de la fiesta del cole del próximo viernes en la que un año más participaremos. Finalmente salimos a la calle a dar un paseo. Sorpresa. Allí estaban los del PP repartiendo piruletas, pidiendo el voto y recordando que si el PSOE en toda España ha hecho grandes destrozos en lo social y en lo laboral, ellos no serán menos y estarán como siempre del lado de la patronal (¡Viva el despido libre! consigna que se les veía en el brillo de sus ojos ) y además, apoyarán como los del PSOE a los bancos...En fin, menuda sorpresa, allí estaban los del PP haciendo su campaña, prodigando sus valores rancios en un barrio obrero. Me salió la vena macarra. Al pasar al lado de uno de ellos, le dije que iban a perder. Tuve que haberme callado porque lo mismo al final ganan. Esto no quita que para mí siempre sean unos perdedores.

No hay comentarios: