22 marzo, 2011

Mañana.

Esta mañana me han llamado del diario Hoy. Mañana inauguran el edificio Embarcadero y querían saber qué opinaba al respecto. Creo recordar haberle dicho que lo importante es que haya continuidad. Pero como a veces me suele pasar, seguramente habré hablado demasiado y habré mezclado ideas dispares. Mañana veré el resultado. Escucho la tele de fondo. Parece que los dichosos reactores han pasado a un segundo plano. El otro día, en la SER, un militar explicaba las virtudes de unos cohetes. Decía el belicista que si te lo proponías el cohete entraba por una ventana, todo ello estando situado muy, muy, muy lejos. Menudo macarra.
Guerra no.

No hay comentarios: