26 marzo, 2011

...

Marquitos no paraba de reírse. Ves, te lo he dicho. Las prisas. Han inaugurado el chiringuito y no les ha dado tiempo a construir una pasarela. Luego, una vez que comprobamos la multitud que había dentro del edificio, nos dimos cuenta de que había sido prudente cortar el caminito natural de toda la vida. Las multitudes, los trenes y una Administración incompetente que todavía, en el caso de Aldea Moret, no ha sabido resolver la barrera física que suponen las vías, todo junto, puede acarrear consecuencias graves. Por ejemplo, la noche de San Juan, aquellos que el año pasado iban a la playa y el tren los arrolló...
Antes de entrar en la nave, Marquitos se acordó de aquel día, cuando éramos adolescentes e hicimos un porro con amapolas. Alvarito se lo fumó y, la sugestión o lo que fuese, le hizo flipar un rato.

No hay comentarios: