23 enero, 2011

Se ha liberado un demonio. Uno.

Juan Manuel de Prada ha llegado a la siguiente conclusión: se ha liberado un demonio. Dice uno, menos mal. Solo así se explica el porqué de algunas políticas sociales llevadas a cabo en el pasado, algunas también en el presente, en Aldea Moret. También ha habido aciertos gracias a....Dios, se lo tendría que preguntar a Juan Manuel.
Un día más, por diversas razones, he vuelto a leer a Juan Manuel. Lo primero que me ha venido a la cabeza ha sido Simón, cuando al final de la película de Buñuel ("Simón del desierto", 1965), se deja tentar por el diablo. No sé si a Juan Manuel le gusta el cine de Buñuel o, por el contrario, lo define también como: "Un cine cada vez más descarnado en donde el horror de las imágenes se mezcla, en amalgama execrable, con la pornografía más extrema".

No hay comentarios: