23 enero, 2011

Se ha liberado un demonio. Tres.

Juan Manuel es sincero y dice no ver nunca la televisión. Aunque luego ve algún que otro programilla, qué pillo eres, Juan Manuel. No le voy a criticar esto, faltaría más. En cambio me lleva el diablo (mi naturaleza descarnada), algunos juicios severos que Juan Manuel hace a las prácticas que no rigen su vida marital. "Otro día, me comenta un amigo, se dedicaron a encomiar los presuntos gozos del intercambio de parejas". En fin, no solo sabe el cine que nos conviene a los humanos sino que además nos recomienda sus gozos personales. Es un listo. Parece que se las sabe todas. Recomienda lo que le gusta y censura lo demás.

No hay comentarios: