26 mayo, 2010

Las relaciones laborales de carácter especial.

El pasado 18 de agosto trabajamos una vez más con la CNT. Desde hace un tiempo compartimos una inquietud y una temática: las relaciones laborales de carácter especial, los empleados de hogar. Con el objetivo de crear un grupo autónomo en Aldea Moret que trabaje de manera exclusiva esta temática, retomamos el formato de la charla para ir animando a la gente. La charla tuvo lugar en el salón de actos del IMAS, en la calle Río Tíber y fue organizada por la CNT y la Asociación Socio-Cultural "Aldea Moret" . La charla la impartió María Fernanda Trejo Chacón, Directora de Programas Especiales del Instituto Nacional de la Seguridad Social, en Badajoz. Fue una alegría ver el salón de actos lleno. Paso a paso.

Moretito, 2010.

Moretito, 2010.

01 mayo, 2010

La buena noticia IV.

A pesar de todo algunas personas siguen dándole importancia a la liturgia y a ese "teatrillo". Siguen dándole importancia al templo, a aquel templo que Jesús atacó y denunció por no ser la casa de los necesitados. Pero lo importante es que hay mucha vida a pesar de tanto daño premeditado. Ese niño que fue acogido con un cáncer facial terrible. Cuando vio por primera vez las naranjas y las mandarinas quedó maravillado. Se marchó creyendo que el cielo estaba lleno de naranjas. Esa eucaristía se hizo con gajos de naranjas y mandarinas.

La buena noticia III.

Todo esto se cuenta en las eucaristías que se celebran en Entrevías y hay documentación. También cuentan que no podemos exigirle a estas personas que denuncien ("la ley del silencio"). Tenemos que acogerles y denunciar nosotros.
Pero a pesar de la persecución, lo importante era salvar el Espacio. Pero el espacio no solo era la parroquia, también lo era y lo es la calle, el barrio y los "lugares con moqueta" (la denuncia ha de llegar a los despachos y a los "templos" donde se cuecen las injusticias).
Me contaba ayer una amiga que las personas que se hacen curas y que forman parte de la estructura del mundo obrero cristiano, son enviadas a pueblos remotos en los que, cuando nieva, quedan aislados. Con el tiempo y, siempre que no cunda el desánimo, se crean redes minoritarias pero tan fuertes y poderosas como el mensaje original del que emprendió su lucha en Galilea. Ese mensaje que Rouco y sus secuaces conocen tan bien y que han decidido censurar domingo tras domingo para que no se les acabe el chollo.

La buena noticia II.

A pesar de que la iglesia oficial persiga a las iglesias obreras porque no siguen la liturgia y porque son peligrosas para la buena marcha del sistema imperante; a pesar de que las reprima y sea cómplice de asesinatos. Solo hay que revisar la masacre masiva de la iglesia obrera en América del Sur, de todas esas personas de la Teología de la Liberación, de todas esas personas que han asumido la obligación de transmitir la buena noticia y que las han hecho desaparecer. En Occidente no se resuelve el asunto a tiro limpio porque sería muy escandaloso. Lo que no quiere decir que no haya "exceso de rigor inncesario" como es reconocida en ciertos sectores la tortura.
En el mundo occidental se es más refinado y algunos de aquellos nacionalsocialistas que tanta furia, odio, destrucción y muerte sembraron se sorprenderían con los métodos actuales de represión, sometimiento, control y muerte. Y a veces no hay tanto refinamiento. En la iglesia de Entevías se está con los inmigrantes. El gobierno de Madrid con el aplauso del gobierno central está desplazando a los inmigrantes que viven en "El gallinero", en la Cañada Real Galiana. Por la noche, la policía se persona en el lugar, saca de las casas a los inmigrantes y pegan tiros al aire. El cielo se ilumina con el fuego de las pistolas y el terror se apodera, una vez más, de los parias de la tierra. Algunos se marchan y otros lo hacen cuando le derriban su casa. Al día siguiente, Esperanza Aguirre, toda ella risueña y feliz, pasa muchas mañanas por delante de la parroquia de Entreviás camino de la Asamblea de Madrid (en otra época la iglesia oficial y el gobierno hostigaba a la parroquia de Entrevías porque sus paredes estaban pintadas de tal manera que, según ellos, provocaba contaminación visual). Esa parroquia, la de San Carlos Borromeo, que fue la casa durante un tiempo para cuarenta familias bolivianas que se habían quedado sin casa porque el Estado se las había derribado. Y, en el fondo, no hay tanto refinamiento: es el caso de esa niña rumana que le rapan el pelo porque no va a la escuela. La realidad de la Cañada Real Galiana es la expresión de un sistema deshumanizado.