22 noviembre, 2010

Pobreza relativa y viejos aparatos.

Si en Aldea Moret hubiese un Instituto de Educación Secundaria Obligatoria dependiente de la Consejería de Educación de la Junta de Extremadura, en sus pasillos no sería raro encontrar viejos aparatos apilados. Por cierto, apilados de mala manera, con la pantalla rozando el suelo...es el destino de los viejos aparatos en este momento de bonanza.
En su número 213, el semanario regional gratuito Avuelapluma cuenta lo siguiente: Extremadura registra los peores datos de pobreza infantil del país. Un 39.2 por ciento de los niños de Extremadura se encuentra en riesgo de pobreza relativa, es decir, que viven en hogares que tienen unos ingresos inferiores al 60 por ciento de la media nacional (16.684 euros al año en un hogar con dos adultos y dos niños), según el primer estudio "Infancia en España 2010-2011", presentado por Unicef.
La foto de los viejos aparatos apilados es de mala calidad al igual que parte de la política extremeña. Gusta y apasiona vender humo desatendiendo de esta manera otras necesidades de la población. Y si nos quedamos sin madera, echamos a la hoguera viejos aparatos inservibles en la actualidad. Viejos aparatos que en su día fueron viejas glorias que revolucionaron el mundo de entender la educación en los centros educativos. Seremos pioneros en pobreza relativa pero también en nuevas tecnologías aplicadas a la educación.
Dentro del semanario gratuito, en el desarrollo de la noticia, Unicef reclama un Plan Nacional y mejor inversión. Una ciudadana opina al respecto que la noticia le parece una barbaridad pero que supone que como estamos muy mal económicamente los datos serán ciertos.
Efectivamente, es una auténtica barbaridad que habiendo pantallas de ordenador en los institutos ahora decidan cambiarlos por unas nuevas. Por eso apilan los viejos aparatos en los pasillos. No los apilan porque se hayan roto, no. Apilan los aparatos porque han decidido comprar unos nuevos. Lo que debería ser una gran contradicción y ocupar la portada de todos los diarios destacando lo negativo de la innecesaria inversión, aparecerá probablemente como un nuevo hito en el avance tecnológico aplicado a la educación. El mismo semanario gratuito dará algún día la noticia. Ahora nos cuentan lo de la pobreza relativa. Por cierto, no acabo de entender bien lo del relativismo en la pobreza.
En fin, lo de los viejos aparatos apilados no es una anécdota. Se trata de un ejemplo de la pésima inversión que se hace con los fondos públicos. Pero todavía estamos a tiempo de enviar las viejas computadoras a Puerto Príncipe envolviendo el regalito con el papel brillante de la ayuda a la cooperación y al desarrollo. No servirá para combatir el cólera pero de cara a la galería quedaremos estupéndamente.
En el fondo, la culpa de todo esto la tienen los chinos y el imperio austrohúngaro.

1 comentario:

Edgar dijo...

hay que hacer conciencia, el planeta nos lo esta exiguiendo!!!
NEcestiamos hacer algo con nuestros aparatos viejos, se lo han preguntado?
chequen la liga, es algo similar ;)
http://bit.ly/gd9sDQ