01 septiembre, 2010

Europa, cuerda.

¿Qué queda de todo aquello? La libertad, la igualdad y la fraternidad...un precioso sueño en papel. La subjetiva inseguridad en las calles se traduce, entre otras cosas, en la objetiva consecución de los fines planteados por los Estados modernos y las corporaciones: educar a ciudadanos temerosos que invierten en seguridad para mantenerse a salvo de los gitanos y de otros chivos expiatorios y que aplauden las medidas drásticas de la Europa del Capital.
No son tantas deportaciones, por ahora. No hay motivo para la alarma. En Aldea Moret con esta medida quedarían todavía, más o menos, unos dos mil ciudadanos peligrosos (incluidos los niños gitanos, tan peligrosos, ya se sabe). Seguro que muchos ciudadanos de a pie y muchos gestores públicos envidiarán al delincuente de Sarkozy y a su ejecutivo. La verdad es que todos ellos tienen motivos para estar orgullosos de lo que está aconteciendo.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

llevalos a tu casa no te jode. soy Sarkozy y si quieres gitanos y gentuza te regalo ferrocarriles enteros from the France.

Anónimo dijo...

No deberías defender tanto algo que conoces solo de vista, pues nunca has estado cerca de ellos y no has trabajado con ellos.

JuanJesusTato dijo...

Estupendo. La próxima vez firma lo que escribes. Más que nada, para saber quién eres. Me refiero a ti, el anónimo. Sarkozy no tiene reparos en firmar lo que le pide el cuerpo.