17 enero, 2010

Dos.

Esto más bien es un ruego: que los políticos vivan en la utopía y no en el posibilismo en el que tan cómodamente se han instalado.

No hay comentarios: