31 diciembre, 2009

La crisis.

La crisis es una vuelta de tuerca más del Capital. La palabra más horrible de estos últimos tiempos es ERE. Al frente de la patronal, empresarios sin escrúpulos, bajo el ala de los políticos, que cuentan que no subirían ni en los propios aviones de su empresa. Zapatero cierra el grifo en lo social aunque diga lo contrario. Lo triste es que siempre cierra los mismos grifos. Siempre recorta en lo más esencial. En Extremadura también hay recorte. Nos tenemos que apretar el cinturón, nos cuentan. El otro día me contaron que quieren acabar con el servicio de urgencia de Aldea Moret. En este barrio, el que le regaló la modernidad a Cáceres, viven diez mil personas. Y hasta ahora teníamos la posibilidad de acudir, por la tarde, al servicio de urgencia en nuestro propio barrio. Las personas mayores, entre otras, agradecen mucho este servicio. También me contaron que tenemos que hacer algo. Una bofetada más. Un despropósito más. Un recorte más. Lo malo de la crisis es que siempre nos tenemos que apretar el cinturon los mismos.
Una nueva amenaza. Una vieja respuesta más.

22 diciembre, 2009

Su día libre.

El sábado pasado se celebró en Aldea Moret el II recital de Cante Minero. Este año ha estado en el barrio Miguel de Tena y Antonio Patrocinio. Fue muy emocionante: voz y guitarra directas al corazón. Como la música de Quique González, un artista que se abre a los demás sin reservas. Esa misma noche Quique cantaba en Madrid. Allí estaba Mamen. Le dije que cuando cantase "Su día libre" se acordase de mi. Es mi canción favorita, por ahora: su último disco es grande y no sobra nada. Mamen me contó que el concierto fue muy emocionante y que la canción "Su día libre" se la dedicó a su padre y a su hermana que estaban allí.
La foto es un regalo de mi amiga.

10 diciembre, 2009

El grupo de vecinos.

Ya hace unas semanas comenzó a trabajar en Aldea Moret un grupo de vecinos. Son viejos conocidos. El grupo funciona al margen de las asociaciones. Hace una semana asistí por primera vez a una de sus asambleas. El grupo tiene un claro componente reivindicativo y otro de sumar y de plantarle cara a la Administración. Lo reivindicativo me interesa poco, la verdad. Los escritos y las viejas reivindicaciones se amontan en los despachos de los concejales desde hace ya muchos años. En el barrio hace falta sumar, hace falta llegar a los vecinos, ya que, las asociaciones no crecen y no se trabaja en común por el barrio. Trabajar desde lo plural puede ser otra vez una apuesta interesante. Esto y trabajar desde la calle. La campaña electoral está a la vuelta de la esquina y, sinceramente creo, ya nos han manipulado bastante. El humo en forma de promesa está cerca...y éste debe tener una respueta.