01 julio, 2009

Disciplina urbanística.

Villa dio una patada al banderín de córner y lo rompió. Celebraba un gol. Estaba rabioso y necesitaba romper algo. En Aldea Moret este tipo de comportamiento trata de corregirlos la disciplina urbanística que depende directamente de la alcaldesa de Cáceres. Pero Villa es un futbolista y tiene trabajo. Lo único que ocurre es que el chico necesita desahogarse. Se equivoca al hacerlo en el escenario en el que lo hace: iluminado como un héroe y en horario de mucha audiencia. Dile luego a tu hijo o a tu alumnado que no hay que romper las cosas. En fin, desconozco lo que habrá dicho la prensa al respecto. Yo, me limito a rechazar el comportamiento de ese integrante de "La roja" (que ahora mismo dudo acerca de si es un equipo de fútbol o es un invento publicitario). El problema de personas como Villa se resuelve de otra manera y el de Aldea Moret con el empleo. En "los indeseables" como algunas personas les define, hay que meter dinero, el dinero que haga falta. Hay que crear empleo. En proporción al nivel de inserción socio-laboral que alcancemos en el barrio, en esa misma proporción disminuirá el número de papeleras quemadas y de aceras reventadas.

No hay comentarios: