22 mayo, 2009

La política.

Cuentan que la política es la actividad humana tendente a gobernar o dirigir la acción del estado en beneficio de la sociedad. También cuentan que los partidos políticos no son los dueños ni del destino de nuestras ciudades ni de buscar los beneficios de la sociedad. Existe la sociedad civil.
El lunes que viene tenemos charla en el Edifico Valhondo (Ayuntamiento de Cáceres, lugar donde antes estaba la facultad de Filosofía y Letras y ahora, entre otras cosas hay un semillero de asociaciones): se trata de un recurso público pese a lo que demuestren algunos gestores públicos con su actitud. No ha sido fácil conseguir el espacio para la charla. En realidad, sí ha sido fácil. Nos quedábamos en la calle y se nos ocurrió ir al Valhondo. Rápidamente se nos buscó un espacio. Entonces tuve que hacer la solicitud a mano. Cuando los ojos de la funcionaria repararon en "Charla informativa: actualidad proyecto refinería. Organiza Foro Social de Cáceres y Grupo Refinería No-Cáceres", la cosa se torció. Este espacio público no es el indicado para este tipo de actos. Es un acto político. Ahora bien, si se explicase el funcionamiento de una refinería y no se entrase en la defensa del no al proyecto...a esta petición tiene que darle el visto bueno el Concejal de Personal (ya se me había concedido el espacio público y ahora, como era un acto polémico, tenía que decidirlo el concejal). No hubo discusión, me limité a escuchar. No es la primera vez que se nos deniega un espacio público y lo mejor, para mi, en estos casos es la calma. Hablé con un amigo asesor. Me recomendó más paciencia todavía y no difundir el acto hasta tener el sí del concejal. Hablé con la Concejala de Participación Ciudadana y le expuse mi queja. El que tenía que decidir era el Concejal de Personal pero ella iba a interesarse para agilizar el trámite de la solicitud (era martes y el acto sería el próximo lunes; tenía el espacio público en mis manos y me lo arrebataron por tocar el tema del no a la refinería). Nadie me llamó en todo el día. Al día siguiente, miércoles, al mediodía, nadie me había llamado. Entonces llamé yo. Tienes el sí del concejal, no hay ningún problema. Lo que más me jodió fue el hecho de haberle dado las gracias a la persona que me hablaba al otro lado del teléfono. Es lo que tenemos las personas educadas y las personas que trabajamos por nuestra ciudad. Luego están los que hacen de los espacios públicos su reino particular. Y esa política es una auténtica mierda.

No hay comentarios: