24 diciembre, 2008

Un año más.

El año acaba. Si tengo que elegir una imagen, un recuerdo, una vivencia y una acción es la que refleja la fotografía de arriba: la toma de la Sierra de San Jorge el pasado trece de diciembre.
Una vez más, los medios de comunicación no han difundido la noticia. Y lo del día trece fue noticia. Siempre será noticia que muchas personas salgan a la calle (en este caso al campo) para decir sí al sentido común. Fue un día precioso, el sol lo llevábamos dentro y el barro camuflaba nuestras botas.
El año acaba y mis últimas palabras también (por este año): refinería no.

18 diciembre, 2008

La participación y la entrevista.

Son malos tiempos para la participación. En una sociedad materialista e individualista la participación no lo tiene fácil. La participación real es aquella que nos tiene por actores. La participación real se da cuando el que tiene el poder (la Administración, por ejemplo) lo quiere compartir con el que no tiene poder (la sociedad civil). La participación será real cuando podamos participar en decisiones importantes. No habrá participación alguna hasta que los ciudadanos no podamos decidir acerca del urbanismo, por ejemplo. Participación no es asistir a unas jornadas sobre modelos sostenibles de urbanismo. Participar es poder decidir sobre el número de zonas verdes que queremos para nuestras ciudades...Y nunca me refiero a "participar" en el periodo de alegaciones a un proyecto u a otro. Me refiero a participar antes de que tomen las decisiones. La participación real tiene una característica fundamental: los presupuestos participativos. Los Ayuntamientos tienen que poner en mano de los ciudadanos una parte del presupuesto para que podamos participar en el diseño de nuestras ciudades. Entonces estaremos participando de verdad.

Ayer me entrevistó el periódico Extremadura. Me sigue resultando difícil explicar algunas ideas. Todo lo que recoge la periodista es correcto. Así lo conté. Pero hay una parte que me deja intranquilo. "Aldea DOC" ha tenido una gran acogida y me alegro por ello. Muchas personas han participado. Personas que no participan en ninguna asociación ahora han participado. La convocatoria y la iniciativa del Ayuntamiento de Cáceres ha sido un éxito. Desde las asociaciones hay algo que no estamos haciendo bien. Nos cuesta llegar a las personas partiendo de "acciones en positivo", es decir, de acciones que no sean, por ejemplo, hacer frente a la instalación de un gran basurero en Aldea Moret (frenar este proyecto fue positivo para el barrio de Aldea Moret; en tanto que el barrio se unió; la idea es partir de acciones que no nazcan como defensa a una amenaza. Por ejemplo un documental participativo o un ciclo de documentales sociales...o cualquier actividad de este estilo que tenga sentido si los vecinos participan). Esta es mi reflexión: ¿Por qué si la iniciativa parte del Ayuntamiento lo tiene más fácil que si parte de una asociación cualquiera de Aldea Moret? La asociación que más conozco de Aldea Moret, la Cultural, está en una fase de "mantener el grupo". En los primeros años hemos tenido convocatorias muy exitosas pero ahora nos cuesta...y me provoca curiosidad (nunca rechazo) que convocatorias propuestas desde la Administración tengan tan buena acogida en el barrio. En fin, aquí seguimos.

09 diciembre, 2008

Mi pueblo es tu pueblo: revisado.

Creer, pensar e imaginar que unas personas construyen cultura o país por el simple hecho de nacer en un lugar es disparatado. Aldea Moret nunca será el pueblo de nadie y menos de aquellas personas que dicen ser "hijos del barrio" por el simple hecho de haber nacido en él. Nunca será el pueblo de estos que rechazan al otro, al diferente, al que simplemente propone una actividad cultural o al que simplemente viene de fuera. Estos días me han hablado mucho de "mi pueblo" (refiriéndose a Aldea Moret) y reconozco haber acabado un poco harto de tanto posesivo caprichoso.
Aldea Moret no es de nadie.
Aldea Moret es de todas las personas.

04 diciembre, 2008

Caminando.

Y seguimos caminando. Algunas veces caminamos en círculo como canta Quique González. Otra veces simplemente caminamos. Y no siempre me gusta que suene el teléfono. A veces me equivoco apagándolo a las ocho de la tarde. Pero no lo puedo evitar. Es una manía más. Me agradan las voces amigas. También me gusta encontrar voces nuevas. En la pantalla aparecen números. Números y propuestas. Ha sido todo un placer conocer a la Peña "Amigos del Flamenco" de Extremadura. El sábado trece Federico Vázquez, Pedro Peralta y Perico de la Paula vienen a Aldea Moret. Federico Vázquez no cantará ni tocará pero compartirá sus conocimientos.
Seguimos caminando.

La toma de la Sierra de San Jorge.

Ahora es el momento y seguiré siendo pacífico. No soy un inconsciente. Entraré en una propiedad privada cuyo dueño es el señor Alfonso Gallardo. A lo mejor participo en la plantación de algunas encinas y aplaudiré tras la lectura del manifiesto. Y saldré al camino, a la Vía de la Plata. Y nos daremos abrazos y besos. La Sierra de San Jorge, la parcela o el terreno, tiene dueño pero el aire también es mío. Podrán echarnos a los "perros" pero en ese caso no habrá batalla campal: la Plataforma Ciudadana Refinería No, es inteligente y sabe retirarse a tiempo. Tengo mucho que ganar y poco que perder. Y no pediremos permiso a nadie para llevar a cabo la acción. Y no soy especial ni mejor que nadie. Una cosa sí: aquí hay miles de personas que defienden su argumento con la razón y con los sentimientos. Y me alegro enormemente de encontrarme entre ellos. Y haremos historia. Esa historia del día a día. La historia que no escriben los héroes.

02 diciembre, 2008

El ministro, imparcial.

"Estamos deseando que las autorizaciones medioambientales se resuelvan lo antes posible; el Ministerio de Industria dará el visto bueno a la Refinería Balboa cuando las tengamos, porque creemos que es buena para España y para Extremadura". Miguel Sebastián, el ministro de Industria, Turismo y Comercio. 15 de noviembre de 2008. Fuente: Diario Público 3 de diciembre de 2008.

Pero no nos vencerán. No pueden vencernos con esos argumentos: la refinería la vamos a poner por nuestros cojones. Es todo muy descarado. No vencerán, no pueden hacerlo. Todavía queda sentido común.