04 diciembre, 2008

La toma de la Sierra de San Jorge.

Ahora es el momento y seguiré siendo pacífico. No soy un inconsciente. Entraré en una propiedad privada cuyo dueño es el señor Alfonso Gallardo. A lo mejor participo en la plantación de algunas encinas y aplaudiré tras la lectura del manifiesto. Y saldré al camino, a la Vía de la Plata. Y nos daremos abrazos y besos. La Sierra de San Jorge, la parcela o el terreno, tiene dueño pero el aire también es mío. Podrán echarnos a los "perros" pero en ese caso no habrá batalla campal: la Plataforma Ciudadana Refinería No, es inteligente y sabe retirarse a tiempo. Tengo mucho que ganar y poco que perder. Y no pediremos permiso a nadie para llevar a cabo la acción. Y no soy especial ni mejor que nadie. Una cosa sí: aquí hay miles de personas que defienden su argumento con la razón y con los sentimientos. Y me alegro enormemente de encontrarme entre ellos. Y haremos historia. Esa historia del día a día. La historia que no escriben los héroes.

2 comentarios:

Jordi dijo...

Y olé compañero, plantaremos juntos esa encina, y dentro de quince años iremos a verla y a comernos sus primeras bellotitas...

Salud.

JuanJesusTato dijo...

Un abrazo Jordi. Te vamos a echar de menos en Cáceres. Suerte y salud en todos tus proyectos.
Tato