23 junio, 2008

Respect y No to violence.

Ayer antes de que en la “plaza roja” de Colón (pensaba que estaba en Moscú y no en Madrid) la gente entrase en trance y antes de que un español y un italiano se lanzasen sillas en una terraza de Valencia (era increíble ver al tío español quedarse solo lanzando sillas de la terraza, debió entender que esa era la mejor manera de defender a su patria), pude leer en las vallas publicitarias próximas al saque de esquina la siguiente leyenda: Respect y No to violence. En el palco preferente, majestades, políticos y eurodiputados haciendo la digestión de la comilona de hace unos días. Aquella comilona que les llevó a aprobar la directiva de la vergüenza (18 meses de internamiento para el pobre que ensucie “nuestra” bella patria). Senna se libra por la cuenta del banco. El problema es que lo veo todo al revés. No hay violencia en esa directiva y lo que hay es mucho respeto: alguien tiene que respetar nuestras cosas y evitar que alguien llegue y ocupe nuestros trabajos. Por algo somos españoles.

No hay comentarios: