24 junio, 2008

Los Estados Unidos: un gran país.

Hace ya unas semanas la tía de Carmen (las tías nacen y también se hacen ¿verdad Asia?), me propuso colaborar con ella en una actividad muy interesante: varios adolescentes americanos vienen a Cáceres a aprender español y Gema pensó que mientras aprenden español también podrían aprender otras cosas. Gema me contó que en otra ocasión había trabajado el tema de los prejuicios y los estereotipos que pesan sobre los Estados Unidos. Para mi escuchar eso y esa propuesta me llenó de alegría (los estereoptipos son negativos tanto en los USA como en Aldea Moret y rodearte de gente que se esfuerza en dar a conocer otra realidad es realmente emocionante; los americanos son gordos, puritanos y les gusta el rodeo; en Aldea Moret no puedes pasear por la calle de noche y si ves a un gitano cargar su furgoneta de noche o es droga o es mercancía robada). Acepté sin pensarlo. Después hablé con la Cultural de Aldea Moret, con Enrique del Movimiento Junior y con Manolo Malinche: un paseo por Aldea Moret y un punto de encuentro entre adolescentes americanos y cacereños y un paseo y merienda en la Ribera del Marco. Faltan las fechas y no las ganas.

Si me olvidase de las minorías multitudinarias de los Estados Unidos (las minorías que rechazan la pena de muerte; las que desean una Salud Pública, sabedores de la que hay en España, para todos…), probablemente no amaría a ese país. Pero resulta que si me olvidase de las minorías de España (las que rechazan el proyecto de refinería en Tierra de Barros…), también me encontraría con un país horrible que ha adoptado un Capitalismo cada vez más feroz (en Europa desean, por el bien del trabajador, 65 horas semanales de trabajo y los eurodiputados socialistas se abstienen en la votación para no caer antipáticos) que poco a poco se va pareciendo más al americano. Perdón si me contradigo por otras opiniones vertidas, pero resulta que en todas las tierras encuentro algo bueno y algo malo. Pero Fugazy, Harvey Milk y Ric Menck trabajan en aquellas tierras cargadas de tantos prejuicios y estereotipos.

No hay comentarios: