25 abril, 2008

El humorista.

El que fuese alcalde de Cáceres, José María Saponi Mendo, tiene una columna en el Avuelapluma que se llama: “De Cáceres de toda la vida. Hagamos memoria”. A los políticos les gusta hablar de lo bien que han hecho las cosas. Y la columna va de esto. Hace unas semanas Saponi hablaba de lo bueno que es para la ciudad haber hecho el parque del Perú. El mejor agradecimiento para los gestores públicos de una ciudad debería ser, ver a las personas disfrutar de los parques que se crean en las ciudades. Parece que esto no es suficiente y de ahí ese ejercicio de “hagamos memoria”: ¡Usted que descansa en ese banco, este jardín se hizo bajo mi mandato, no lo olvide! El parque del Perú está bien o no está mal, pero en diez años se han hecho muy pocos parques. Apenas ninguno y Aldea Moret en diez años no ha mejorado apenas nada. Los políticos deberían tener columnas en los periódicos que diesen cuenta de lo que no hicieron. Sería reconocerles cierta dosis de humildad. Y eso es mucho. Pero la idea era hablar del sentido del humor de Saponi. En la columna de esta semana, parece que el que fuese alcalde de Cáceres, se siente identificado con Berlusconi. De esta manera, Saponi no entiende que a Berlusconi se le haya tachado de machista por definir el gobierno de Zapatero como “Gobierno Rosa”. No lo entiende porque simplemente, según Saponi, es humor. En la Cumbre de Ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea que se celebró en Cáceres en el año 2002, Berlusconi, cuenta Saponi, también mostró su sentido del humor. Un sentido del humor con el que Saponi parece identificarse. En la foto que se hicieron los políticos ante el Ayuntamiento, Berlusconi le puso los cuernos a Piqué ¡Es para morirte de la risa! Y para acabar una muestra más del sentido del humor de Saponi. Aparece recogido en la columna de esta semana. Voy a copiar el párrafo entero:

“Otro detalle de la Cumbre, fue el sucedido al pasar por la Plaza de San Jorge, observando la imponente fachada de la Iglesia de la Preciosa Sangre, desde lo alto del campanario, desplegaron una gran pancarta reivindicativa por parte de los grupos antiglobalización, era una muestra de las que suceden en los pueblos democráticos” (José María Saponi Mendo.“De Cáceres de toda la vida. Hagamos memoria”. Avuelapluma. 21/27 abril 2008).

Se trata del mejor humor negro jamás visto: “una muestra de las que suceden en los pueblos democráticos”. ¡Qué ataque de risa! ¡Identificar un principio democrático con el despliegue de una pancarta que, importante matiz, esquiva el control y la represión policial!

Berlusconi no tiene sentido del humor y además es un sinvergüenza. Lo malo es que sabe lo que hace: controlando los medios de comunicación en Italia se ha hecho un auténtico reino a su medida. A la medida de un payaso pero no de circo. Y aquí también se le ríe la gracia.

No hay comentarios: